Última hora

Última hora

Skype, última víctima de los piratas informáticos sirios

Leyendo ahora:

Skype, última víctima de los piratas informáticos sirios

Tamaño de texto Aa Aa

Nadie está libre de sufrir la acción de los ‘hackers’. Ni siquiera la todopoderosa Microsoft. El Ejército Electrónico Sirio (SEA), una organización de piratas informáticos que apoya al régimen de Bachar al Assad, ha reivindicado el ataque perpetrado este miércoles sobre las cuentas que Skype tiene en Twitter. Su objetivo: acusar a Microsoft de espiar a sus usuarios.

“No utilice el servicio de mensajería de Microsfot (Hotmail, Outlook), ya que ellos vigilan las cuentas y venden las informaciones a los gobiernos. Daremos más detalles próximamente”. Este es el mensaje que se pudo leer durante cerca de dos horas, hasta que fue borrado, en la cuenta oficial que Skype posee en Twitter.

Un mensaje que alude, sin lugar a dudas, a las revelaciones destapadas por Edward Snowden sobre el programa de espionaje masivo que habría llevado a cabo la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) de los Estados Unidos.

No es la primera vez que este grupo efectúa una acción de este tipo. Anteriormente había atacado las cuentas que algunos medios como el diario The New York Times o la agencia de prensa AFP tienen en Twitter.

Google, Microsoft o Apple, en el ojo del huracán

El 2013 será recordado sin duda como el año en el que un exagente de la CIA, Edward Snowden, puso contra las cuerdas a los servicios de espionaje de Estados Unidos y cuestionó la actuación de grandes compañías que trabajan a nivel mundial como Google, Microsoft, Yahoo, Apple y Facebook.

Algunas de estas empresas han negado tajantemente haber cooperado en las labores de espionaje. Es el caso de Apple que esta misma semana afirmaba “no haber trabajado nunca con la Agencia de seguridad Nacional” para crear una ‘puerta trasera’ que permitiera el espionaje en algunos de sus productos como el iPhone o el iPad.

Otras empresas como Google y Microsoft también se encargaron de desmentir lo dicho por Snowden y solicitaron a la administración Obama que les autorizara a publicar el número de datos proporcionados a las autoridades estadounidenses.