Última hora

Última hora

Elecciones europeas ¿por qué esta vez son diferentes?

Leyendo ahora:

Elecciones europeas ¿por qué esta vez son diferentes?

Tamaño de texto Aa Aa

El mes de mayo próximo, los 28 países de la Unión Europea deberán elegir un nuevo Parlamento. En este contexto de crisis económica, muchos observadores temen un récord de la abstención y un impulso de los partidos populistas antieuropeos.

La tasa de participación no ha cesado de disminuir desde las primeras elecciones europeas. En las últimas de 2009, la abstención media alcanzó el 57%, un récord.

Viajamos a España, un país considerado proeuropeo, pero, también, uno de los miembros de los 28 más golpeados por la crisis, con una de las tasas de paro más altas de la Unión Europea.

Según las encuestas de opinión, la confianza de los españoles en Europa ha disminuido estos últimos años. Esto es lo que escuchamos en las calles de Madrid cuando evocamos el tema de las elecciones:

“No pienso votar y pienso que Europa está muy mal, ahora mismo, no veo que vaya bien nada, hay que ver como está el país y como está todo”.

“Como siempre votará poco gente porque no tenemos confianza en los líderes políticos, y mucho menos en los españoles, claro está.”

“A mi Europa, no me viene demasiado bien, porque lo que va pasar es que nos van a recortar más, se supone.”

Hace tres años, un movimiento social de los Indignados, en la Puerta del Sol, se hizo eco del malestar de la población con movilizaciones que llegaron a las puertas del Parlamento.

Guillermo, de 25 años, se acuerda. Hoy, quiere que sus ideas de cambio pesen en el Parlamento europeo, por eso se ha afiliado al partido independiente, Equo, su programa: cambiar Europa.

Guillermo Rodríguez, candidato del partido Equo:
“Estoy grabando un video para mi candidatura para las primarias abiertas del partido Equo, que es el partido verde español. Lo que pasa es que muchos, como yo, pasamos primero por la calle, venimos del movimiento cuidadano y entramos, después, en el movimiento político. Las instituciones son un lugar en el que se están tomando decisiones y si no entramos también allí, van a seguir tomándolas sin nosotros.”

Entre las plataformas que formaron parte del movimiento de los Indignados encontramos “Democracia Real Ya!”. Hablamos con su portavoz en Patio Maravillas, un espacio polivalente y autogestionado situado en el céntrico barrio de Malasaña en Madrid.

Kike Castelló, “Democratia real Ya”
“En Espana, lamentablemente, las europeas se toman como una forma de castigar al gobierno. Sin embargo, creemos que estas elecciones son muy importantes para nuestra vida pues, muchas leyes que se aplican en nuestra vida diaria vienen de Europa. Vamos a intentar que la gente de la calle se politice, que se dé cuenta de lo que representan estos comicios.”

Anne Devineaux, euronews: “No es fácil controlar quién hace qué en el laberinto de las instituciones europeas. Para mejorar la transparencia de estas elecciones, por primera vez, los partidos políticos podrán designar a su candidato para la presidencia de la Comisión.”

Según el Tratado de Lisboa, en vigor desde 2009, los dirigentes de la Unión deben tener en cuenta los resultados de las europeas a la hora de elegir al futuro presidente de la Comisión, una especie de primer ministro europeo.

Por otra parte, este tratado ha dado más poder a los eurodiputados, una razón de peso para acudir a las urnas, según el responsable de la oficina del Parlamento Europeo en Madrid, Ignacio Samper:

“Hemos conseguido politizar estas elecciones más que nunca, si el Parlamento tiene una mayoría, por ejemplo de centro-derecha o de centro-izquierda, pues que el presidente de la Comisión sea de centro-derecha o de centro-izquierda. Esto es radicalmente nuevo. Durante mucho tiempo, hemos dicho a los ciudadanos: “voten al Parlamento europeo”. Yo no conozco ningún debate ni en Francia, ni en España, ni en Italia, donde se diga “vote usted al Parlamento, a las Cortes”, no aquí se votan candidatos”.

Acercar el proyecto europeo a los ciudadanos es el reto de CC/Europa, un colectivo apolítico formado por una veintena de jóvenes volcados con las próximas elecciones europeas. Sus armas: las redes sociales, los blogs y los debates en universidades, centros juveniles y cafés.

Los políticos han entrado de lleno en este debate cuatro meses antes de la batalla electoral cuyo eslogan “actuar, reaccionar, impactar” pretende movilizar a los europeos en unos comicios que se presentan como diferentes.