Última hora

Última hora

Rosetta prepara su cita con el cometa

Leyendo ahora:

Rosetta prepara su cita con el cometa

Tamaño de texto Aa Aa

Hace unos días, la sonda Rosetta se reactivó tras casi dos años y medio de hibernación. La comunidad científica del mundo entero estaba pendiente de la sala de control en el momento en el que Rosetta, tras reactivarse, enviaba su señal de confirmación.

A ocho cientos millones de kilómetros, en algún lugar del espacio, Rosetta se despertaba.

Este proceso tardó varias horas, a las 18:18 de la tarde, hora central europea, el equipo del Centro de Operaciones de la Agencia Espacial Europea, en Darmstadt, Alemania, estallaba de alegría.

Andrea Accomazzo, Spacecraft Operations Manager, ESA:
“Recuperarla es algo increíble, ahora, nos espera una aventura fantástica, una de las misiones espaciales más ambiciosas hasta ahora.”

Rosetta prepara, ahora, su encuentro con el cometa, su puesta en órbita a su alrededor le llevará un año. Tiempo necesario para estudiar las condiciones del aterrizaje del módulo Philae.

Matt Taylor dirige al grupo científico que ha creado los instrumentos que ayudarán a cartografiar el cometa 67P/Churiumov-Guerasimenko:

“Para que nos hagamos una idea del lugar en el que se encuentra Rosetta y cuál ha sido su trayectoria, miremos un mapa del sistema solar. Ahora, en 2014, volvemos al centro del Sistema Solar, esta es la principal fase de nuestra misión, donde llevaremos a cabo el análisis detallado de la composición del cometa. Este verano se producirá el encuentro con el cometa a medida que se vaya acercando al Sol. En el verano de 2015, su proximidad será máxima y la actividad del cometa alcanzará todo su dinamismo expulsando toneladas de materiales por segundo.”

Nada más despertarse Rosetta, el director de las operaciones, Andrea Accomazzo, y su equipo comenzaron a verificar que datos como la temperatura, la energía almacenada y otros estaban dentro de los parámetros normales para continuar con la misión.

Andrea Accomazzo, Spacecraft Operations Manager, ESA:
“Lo que queda por hacer es la parte más interesante de la misión. Acercarnos al cometa, preparar la puesta en órbita, comenzar a cartografiarlo… Debemos ser capaces de hacerlo en un periodo de tiempo muy corto para, después, pilotar el aterrizaje, eso es lo que tenemos que hacer.”

Rosetta tendrá que sortear obstánculos en su camino, nubes de polvo imprevisibles o bloques de hielo del tamaño del Mont Blanc.

Matt Taylor, Rosetta Project Scientist, ESA:
“No se trata solo de conocer más de cerca un cometa si no de adentrarnos en los secretos del origen del Sistema Solar a través de la evolución del propio cometa, podemos extrapolarlo, luego, al conjunto de la evolución de los planetas.”