Última hora

Última hora

Orbán repite victoria en Hungría pero peligra su mayoría de dos tercios

Leyendo ahora:

Orbán repite victoria en Hungría pero peligra su mayoría de dos tercios

Tamaño de texto Aa Aa

Según una proyección de la Oficina Nacional Electoral superado ya el escrutinio del 90%, el conservador Fidesz del primer ministro Viktor Orbán aún no tendría garantizada la mayoría de dos tercios en el Parlamento, al oscilar entre los 132 y 133 de los 199 escaños de la cámara en las elecciones celebradas en Hungría. El partido gubernamental se habría hecho con el 44% de las papeletas, por debajo del 52% de los anteriores comicios. No obstante, habrá que esperar a la confirmación oficial una vez terminado el recuento de todos los votos.

Orbán, poco después de las once de la noche, hora local, valoraba los resultados pese a no ser definitivos: “Hemos ganando sin duda estas elecciones. Hemos trabajado duro para lograrlo y eso es lo importante. El recuento continúa pero está claro que hemos logrado un récord en Europa entre los partidos de derecha. Hungría es la nación más unida de Europa”.

En segundo lugar se situaría el bloque de izquierdas, aglutinado en torno al Partido Socialista liderado por Attila Mesterházy, que se haría con 37 o 38 asientos y el 25% de los votos. Jobbik, formación ultranacionalista, euroescéptica y xenófoba encabezada por Gábor Vona, confirmaría su ascenso con 24 o 25 parlamentarios y casi el 21% de los votos, un 5% más que en 2010.

El partido ecologista LMP (La Política Puede Ser Diferente, según su traducción al español) lograría presencia en el Parlamento con cinco diputados al superar por poco 5% necesario para entrar en la cámara.

En cuanto a la participación, según los últimos datos publicados por la Oficina Nacional Electoral a las 17:30 HCE, un 56,77% de los húngaros habían depositado su voto. Un proyección posterior del mismo organismo la situaría en el 60%, aunque sin confirmarlo oficialmente.

De repetir mayoría de dos tercios en el Parlamento, el Gobierno de Orbán recibiría un gran espaldarazo a su gestión tras cuatro años en el poder en los que ha realizado numerosas reformas, empezando por una nueva Constitución. Muchos de los cambios efectuados fueron ampliamente contestados por la oposición, especialmente algunos como la nueva la nueva Ley de Prensa, tachada de “ley mordaza” por medios de comunicación privados y opositores, y que supusieron más de un roce con las instituciones de la Unión Europea.

En cuanto a Jobikk, nombre que surge de la abreviación de Movimiento por una Hungría Mejor, parece que ha dado resultado su nuevo enfoque en el que ha suavizado, aunque siguieron presentes, sus proclamas antisemitas y contra la minoría gitana del país. En su lugar, ha realizado una campaña con un mensaje cargado de más nacionalismo que el del propio Orbán y de políticas populistas en materia social, como reducir el IVA de los productos básicos, además de prometer una mayor creación de empleo para acabar, por ejemplo, con la continúa salida de jóvenes húngaros al extranjero en busca de una vida mejor.