Última hora

Última hora

Felipe VI: un relevo para salvar a la monarquía

Leyendo ahora:

Felipe VI: un relevo para salvar a la monarquía

Tamaño de texto Aa Aa

Fue el pasado enero cuando Juan Carlos tomó la histórica decisión: abdicar la corona de España tras 39 años de reinado. Un día después de cumplir 76 años, aún fragilizado tras una enésima operación, el monarca volvía a la escena pública con un discurso encaminado a recuperar la popularidad perdida.

El vínculo de los españoles con su rey, con reputación de campechano, se rompe en 2012, cuando la opinión pública supo que el monarca estaba cazando elefantes en Botswana en el peor momento de la crisis. Una caída destapa el secreto sobre el safari de lujo y obliga al rey a un gesto inédito en él:

“Lo siento mucho, no volverá a suceder”.

Sus problemas de salud, con una serie interminable de operaciones alimentan los rumores y demandas de abdicación, que el monarca desoye. Pero lo más grave es el deterioro de la imagen de la familia real derivado del escándalo judicial que salpica a su hija Cristina, imputada por fraude fiscal y blanqueo y a su marido, Iñaki Urdangarín, sospechoso de corrupción.

Al mismo tiempo, en el plano político surgen otros peligros: el desafío independentista catalán afecta directamente a la institución monárquica como garante de la unidad de España. El presidente de la Generalitat, Artur Mas ha convocado un referéndum sobre la independencia el 9 de noviembre de este año, aunque la consulta no se ajuste a la Constitución de 1978.

Los recientes resultados de las elecciones europeas han tenido mucho que ver en el momento de hacer el anuncio: los dos grandes partidos españoles han salido muy debilitados de la consulta.
El Partido Popular ha perdido su aplastante mayoría parlamentaria, y el Partido Socialista no ha conseguido volver a convertirse en una alternatica de poder. Tanto Mariano Rajoy (PP) como Alfredo Pérez Rubalcaba (PSOE) fueron informados hace un mes de la decisión del rey.
Una situación complicada que hereda el próximo rey, Felipe VI, cuando se ciña la corona este mismo mes.

Francisco Fuentes. euronews:
Para profundizar en la decisión tomada por el Rey de España, nos acompaña desde Barcelona el analista político, Antoni Gutiérrez-Rubí.

Antoni, ¿el anuncio del Rey ha sido una sorpresa o se estaba preparando desde hace tiempo?

Antoni Gutiérrez-Rubí. Analista político:
Ha sido una sorpresa relativa, ¿no? pero sí que creo que se estaba preparando desde hace tiempo porque la monarquía y el rey en particular era consciente de que no estaba consiguiendo recuperar las cotas de reconocimiento, reputación y credibilidad que la institución necesita para hacer la jefatura del Estado, ¿no? por tanto entinendo que el monarca hacia tiempo que estaba planteándose esta posibilidad de la abdicación y quería hacerlo quizás en unas condiciones físicas, y si se me permite la expresión estéticas, suficientemente dignas para su trayectoria y para su figura histórica.

euronews:
¿Por qué se ha producido justo en este momento, en este contexto político tras unas elecciones europeas que parecen marcar el paso al fin del bipartidismo en España?

Antoni Gutiérrez-Rubí:
Bueno, creo que era la última posibilidad in extremis para revitalizar la institución, que en este caso no hay que olvidar que es la jefatura del Estado. Por lo tanto la monarquía necesitaba urgentemente una reactivación, veremos si el relevo o la sucesión es suficiente. Para resolver los problemas y los desafíos que tiene la sociedad española lo que hay que hacer más que darle una continuidad y una transición es volverse a replantearse todo, si estamos en un proceso constituyente o en un proceso de continuidad, y este es el gran desafío al que se enfrenta el príncipe y también las fuerzas políticas españolas.

euronews:
Hablando del príncipe Felipe va a convertirse en jefe del Estado al frente de la corona, una institución cuya imagen se ha visto muy deteriorada. ¿Cuáles van a ser sus principales retos?

Antoni Gutiérrez-Rubí:
Pues el principal seguramente será hacer todos aquellos cambios que su padre por limitaciones culturales, políticas o personales fue incapaz de hacer: la exigencia de la ejemplaridad, una transparencia radical, una renuncia a los privilegios y una, para entendernos, parlamentarización de la monarquía, poniéndola mucho más al servicio de las Cortes Generales y haciendo que ¿por qué no?, el jefe de la Casa del rey, es decir, el funcionario que finalmente ejecuta y que toma las decisiones de cómo tiene que servir la familia real a la corona, en este caso a la jefatura del Estado, esté al servicio del Parlamento y no al servicio de la familia. Yo creo que sería muy importante para hacer cambios imprescindibles.

euronews:
Hablemos de las organizaciones políticas, especialmente los nacionalistas y los movimientos sociales contrarios a la monarquía han empezado a movilizarse, ¿puede ésto tener alguna consecuencia?

Antoni Gutiérrez-Rubí:
Yo creo que la sociedad española está reclamando un proceso constituyente. Qué profundidad del mismo, sobre qué pilares hay que tocar y hasta dónde, cómo y cuándo hay que profundizar este proceso constituyente es un debate que está abierto, ¿no?, pero sería, creo, un error, que la monarquía, en este caso el príncipe Felipe, el futuro rey seguramente, ignorara que hay una demanda muy muy potente y muy sólida en la sociedad española de
renovar, repensar, reconstruir la Constitución española y el proceso constituyente.

euronews:
En consecuencia, ¿estamos en un momento de riesgo para la propia supervivencia de la monarquía?

Antoni Gutiérrez-Rubí:
Si el príncipe anima, estimula, promueve incluso aunque fuera a costa de él mismo y digamos, de la propia monarquía, pero si el promueve unos cambios imprescindibles en la sociedad española en forma de proceso constituyente, creo que eso sería muy conveniente, y sería una oportunidad, más que un riesgo sería una oportunidad para él y para España.

euronews.
Antoni Gutiérrez-Rubí, analista político, gracias por acompañarnos. Un saludo.

Antoni Gutiérrez-Rubí:
Gracias a ustedes.