Última hora

Última hora

Georges Dougheli, periodista de Jeune Afrique:

Leyendo ahora:

Georges Dougheli, periodista de Jeune Afrique:

Tamaño de texto Aa Aa

“República del Congo y Benin podrían seguir a Burkina Faso”

Burkina Faso arde. Se trata de una imagen poco habitual en un país de África Occidental en el que por lo general reina la calma. Su presidente, Blaise Compaoré ha presentado su dimisión, después de jornadas de violencia y confusión en las calles, en las que los opositores mantuvieron su presión para hacer prevalecer los valores constitucionales.

En esta ocasión, parece que Compaoré intentó ir demasiado lejos y no logró prever esta reacción. En el poder en los últimos 27 años, el ya expresindente, pese a ceder parcialmente, había tratado de evitar abandonar el poder de forma anticipada.

En 1983 Compaoré está del lado del capitán Thomas Sankara cuando éste se hace con el poder con un golpe de estado. Sankara quiere abandonar la tutela de Francia y hacer de su país, entonces conocido como Alto Volta, que él mismo rebautiza posteriormente, un país autosuficiente.

Compaoré no obstante no coincide con su visión y le destituye con otro golpe, durante el que Sankara es asesinado. Sin embargo, su sucesor siempre ha negado cualquier implicación en su muerte.

Dependiente de la ayuda de Francia, Compaoré se pliega a las exigencias de París, especialmente a la realizada en la Baule por Miterrand en 1990, quien ante numerosos dirigentes africanos dijo: “No hay desarrollo sin democracia, ni democracia sin desarrollo”.

El presidente pone en marcha una serie de reformas democráticas: nueva constitución, multipartidismo, elecciones libres… Lo que no le impide salir elegido en tres ocasiones consecutivas con resultados electorales dignos de una dictadora.

Bajo su mandato, el país no prospera. Se convierte en uno de los diez menos desarrollados del mundo y también uno de los más pobres. El 80% de su población activa trabaja en el sector de la agricultura y un 40% de sus habitantes viven bajo el nivel de la pobreza. Sin embargo, apenas se dan protestas populares.

De hecho, Campaoré había logrado mantener hasta hace poco su popularidad, como una figura patriarcal pese a su pasado golpista y a amistades de dudosa reputación. Por ejemplo, consiguió erigirse como una especie de mediador fundamental para occidente en los conflictos de la región que tuvieron lugar en países como Mali o Costa de Marfil.

Sophie Desjardin ha entrevistado el periodista de la redacción de la revista Jeune Afrique. Georges Dougueli.

*- Sophie Desjardin, Euronews:
Como periodista de la revista Jeune Afrique, sigue de cerca la actualidad de Burkina Faso; una situación confusa y explosiva. Hemos visto escenas de ira desatada de la población, imágenes de destrucción pero no de represión brutal. ¿Esto es normal en África?*

- Georges Dougueli:
Sabíamos muy bien que una parte del ejército no comprendía que el presidente se embarcara en una maniobra de cambio constitucional como la que inició el 21 de octubre. Entendemos que este ejército se haya puesto del lado de los manifestantes, que se haya negado a disparar contra la población que ha bajado a la calle. También entendemos que una parte de los amigos del presidente se ha alineado con los manifestantes, en fín, que es una evolución que más o menos previsible si vemos los últimos años de la política en Burkina Faso.

*- Euronews:
Blaise Compaoré llevaba en el poder 27 años. Un poder que ha ejercido a menudo de forma cuestionable. La indignación se extendió cuando quiso cambiar la constitucion para perpetuarse. ¿Por qué la gente no se había manifestado antes?*

- G.D.:
Si no se han manifestado hasta ahora era porque respetaban la ley fundamental y hoy, bueno, mejor ayer, estaba a punto de ser modificada en contra de la voluntad popular y la gente se ha manifestado. Se han levantado como un solo hombre para impedir que el parlamento ratificara esta modificación.

*- Euronews:
¿Hay un sucesor creíble para Compaore?*

- G.D.:
Hay muchos, la oposición política está llena de personalidades que son capaces de coger el testigo. Pienso en Roch Marc Kaboré, que estaba cerca de Compaoré, y que ha terminado por dar el portazo al CDP, el partido del poder y que ha creado un partido de oposición.
Pienso también en Salif Diallo y en el veterano de la oposición Ablassé Ouedraogo y también en bastantes otros más.
Simon Compaoré podría sucederle también. Hay muchas personalidades de envergadura en Burkina Faso que son capaces de coger el testigo y dirigir el país después de Blaise Compaoré.

*- Euronews:
¿Ve en lo que pasa actualmente en Burkina Faso el comienzo de una especie de primavera africana?*

- G.D.:

Esto que pasa en Burkina puede efectivamente conducir por el efecto de bola de nieve a una primavera africana. La próxima en la lista podría ser la República del Congo porque allí abajo el proceso podría estar en marcha, todavía no lo sabemos todavía el presidente todavía no se ha pronunciado y todavía no ha dicho si quiere mantenerse en el poder y por lo tanto provocar una modificación constitucional.
Puede pensarse también en Benin donde hay una especie de tentativa de cambiar la Constitución para hacer saltar el bloqueo de la limitación de mandato. Esos dos países, nunca se sabe, pueden vivir también una situación semejante.