Última hora

Última hora

México los quiere vivos

Leyendo ahora:

México los quiere vivos

Tamaño de texto Aa Aa

Esta vez, los mexicanos no están dispuestos a callarse. Quieren saber toda la verdad sobre la desaparición de 43 estudiantes, pero sobre todo, los quieren vivos.

Los alumnos de la Escuela normal rural de Ayotzinapa, en el deprimido estado de Guerrero, desaparecieron la noche del 26 de septiembre, cuando policías municipales de Iguala atacaron los autobuses en que viajaban causando 6 muertos y 25 heridos. Los 43 estudiantes fueron entregados por la policía al grupo criminal Guerreros Unidos para su desaparición.

Según las autoridades judiciales federales, el Alcalde de Iguala, José Luis Abarca y su mujer, ordenaron el ataque. Se basan en las declaraciones de los policías y del jefe de Guerreros Unidos detenidos.

Jesús Murillo Karam. Fiscal General de México:
“Los mismos detenidos declaran que la orden de enfrentar a las personas les llega por radio de la central y se les dice que vienen de parte de A5, la clave que se utiliza para identificar al Alcalde de Iguala”.

Dos mil policías federales y militares fueron enviados a Iguala para buscar a los estudiantes. Las confesiones de 56 detenidos, funcionarios, policías y narcotraficantes, les llevaron a fosas clandestinas en las montañas de Guerrero, pero no encontraron rastro de los estudiantes.

El 20 de octubre, la investigación dió un vuelco cuando el sacerdote Alejandro Solalinde declaró en televisión que un testigo anónimo le dijo que todos estaban muertos.

Alejandro Solalinde. sacerdote y activista pro derechos humanos:
“Otro testimonio que me llega a mí, me dice que algunos de esos jóvenes, de los que iban heridos, pero también unos que ya estaban muertos, no me dicen cuántos, pero les entierran juntos y los queman. Les ponen leña, les ponen…hablan inclusive de una tabla, o unas tablas, les ponen diesel y les queman”.

El clamor popular se extiende más allá de las fronteras mexicanas, como aquí, frente al consulado mexicano en Río de Janeiro.

Elena Poniatowska: “Es un crimen de Estado”

Por María Piñeiro

Erigida en símbolo de la lucha por la reaparición de los estudiantes, la escritora y periodista Elena Poniatowska ha recibido a euronews en su casa de México DF. Su discurso en la plaza del Zócalo de la capital el pasado 26 de octubre, un mes después de la desaparición de los estudiantes, conmovió a los mexicanos.
Galardonada con el premio Miguel de Cervantes en 2013, el más importante en lengua española, Poniatowska es una figura clave en la lucha por los derechos humanos en México.

Con inmenso dolor, narra lo sucedido con los estudiantes:

Elena Poniatowska:
“Son 43 muchachos muy pobres, de familias de escasos recursos, en general de origen campesino. Por lo que he visto en fotografías las habitaciones de estos jóvenes de las normales eran muy pobres, se veía que tenían sus mochilas en el suelo, no se ven muebles ni siquiera. Se ven pedazos de cartón en el suelo, no se ve que tengan literas, ni camas, se ve un abandono absoluto. Para hacer sus prácticas tienen que ir a lo que se llama “botear”, van con un bote a pedir que les ayuden económicamente, que les pongan monedas en ese bote para ellos poder hacer sus prácticas. Y son muchachos además, pues, muy jóvenes y con mucha ilusión de salir adelante. Y entonces esto ha sido terrible porque es también tratarlos como si fueran basura, simplemente porque eran pobres, ¿no?”

La escritora denuncia la relación entre la desaparición de los estudiantes y el sistema de corrupción urdido por las autoridades locales de Iguala. Lo que cuenta es muy grave:

Elena Poniatowska:
“Bueno los llevaron en autobuses. Según la esposa de Abarca, que era el presidente municipal, un señor que se enriqueció en el poder con su mujer que también se enriqueció en el poder, y que tenía un poder que no le correspondía porque se dice que ella era la que mandaba en Iguala, en Ayotzinapa. Ellos podían interrumpir una fiesta que ella había organizado, o una reunión política. Entonces se los llevaron, se los llevaron en camiones, y desde entonces no sabemos absolutamente nada de ellos.
De veras, es un crimen de Estado, porque algunos jóvenes que sí lograron escapar a la persecución policiaca, o a la persecución de los grupos, pues yo creo que son gubernamentales, de allá, de los grupos represivos, algunos lograron escapar, parece, entre los árboles y se han manifestado”.

La autora de “La noche de Tlatelolco” sobre la matanza de estudiantes en la Plaza de las Tres Culturas en 1968, mantiene intacto, a sus 82 años, su compromiso en defensa de la justicia y del estado de derecho.

Elena Poniatowska: “Porque es un crimen de lesa humanidad, porque no es posible que permanezca impune la desaparición de 43 jóvenes con todo su futuro por delante, toda su vida por delante, y que de un día para el otro, los padres estén buscándolos y no sepan absolutamente nada de ellos. Y también nosotros los mexicanos, para nosostros los mexicanos esto es una infamia, una pérdida notable, una pérdida dentro de lo que significa incluso nuestro país, nuestro país se va para abajo con esto.”