Última hora

Última hora

Descubierto el "eslabón perdido" entre el alzheimer y la esquizofrenia

Leyendo ahora:

Descubierto el "eslabón perdido" entre el alzheimer y la esquizofrenia

Tamaño de texto Aa Aa

El mayor estudio en su género realizado hasta la fecha arroja resultados esperanzadores para entender las enfermedades neurodegenerativas.

Un equipo internacional de científicos ha localizado una región del cerebro que está relacionada con los daños que provoca la enfermedad de Alzheimer, pero también con los desórdenes mentales como la esquizofrenia.

El estudio internacional ha estado coordinado por el Consejo de Investigaciones Médicas británico y ha consistido en la realización de resonancias magnéticas del cerebro de 484 personas sanas de edades comprendidas entre los 8 y los 85 años.

Las imágenes obtenidas se cruzaron con otros escáneres de pacientes diagnosticados con Alzheimer o esquizofrenia y se encontraron similitudes significativas entre ellas.

La particularidad del estudio es que los científicos han estudiado y comparado la evolución del cerebro en su totalidad y no de regiones específicas como se viene haciendo habitualmente.

La investigación ha permitido detectar un área del cerebro que se desarrolla más tarde que el resto y que también comienza a envejecer antes. La zona detectada es una compleja “red de materia gris” que procesa la información proporcionada por los sentidos como la vista o el oído.

Se trata del primer estudio que demuestra con datos e imágenes la teoría de la “retrogénesis”, avanzada en los años 80. La teoría es válida tanto en el desarrollo humano como en la evolución de la especie, de los primates al “homo sapiens”.

“Los médicos antiguos llamaban a la esquizofrenia ‘demencia prematura’ pero hasta ahora no teníamos pruebas claras de que las mismas partes del cerebro estaban asociadas con dos enfermedades tan diferentes. Este estudio a gran escala y detallado proporciona un vínculo importante entre los procesos de desarrollo, envejecimiento y enfermedad en el cerebro” explica el profesor Hugh Perry, presidente del área de Neurociencia y Salud Mental del Consejo de Investigaciones Médicas.

En el estudio han colaborado la Universidad de Oxford, la Universidad de Oslo, el Hospital Universitario de Basilea y el Imperial College de Londres.

Estudio completo (en Inglés)

Comunicado del Consejo de Investigaciones Médicas (en inglés)