Última hora

Última hora

Europa busca convertirse en otra Silicon Valley

Leyendo ahora:

Europa busca convertirse en otra Silicon Valley

Tamaño de texto Aa Aa

Si me está viendo desde un teléfono, una tableta, no le sorprenderá saber que en Europa, la economía digital crece 7 veces más rápido que cualquier otro sector.

Y representa un cuarto de los 2.000 billones de euros que maneja el mercado global. Bienvenidos a este programa Real Economy sobre gran giro hacia la era digital.

Hoy veremos cómo una empresa francesa de compartir coche se está haciendo internacional. Conversaremos con su fundador y director Frédéric Mazzella y con uno de los mayores inversores en tecnología del mundo Accel Partners.

Además analizaremos los retos del medio digital ante la industria tradicional. Sus aplicaciones en el sector del turismo para hacerlo sostenible.

No todos podemos tener un coche y mucho menos un Ferrari. Por eso unos 2 millones de viajeros utilizan Blablacar cada mes para viajar de una ciudad a otra.

12 millones de suscriptores en sólo 3 años han llevado a esta empresa francesa a ingresar 80 millones de euros. ¿Cuáles son sus planes? Hacerse una firma mundial cosa rara entre las empresas incipientes de Europa. Veámoslo en el reportaje de Giovanni Magi.

Esto es algo que no era posible antes de que existiera Internet: buscar un coche para un largo trayecto planificándolo con varias semanas de antelación o en el último momento.

Hoy en día es muy común. Y las oportunidades se multiplican en otros ámbitos. Uno puede alquilar una habitación en una casa particular, o intercambiar bienes y objetos en línea. Cualquiera puede publicar y consultar los anuncios por Internet donde se especifica el precio. Así conocimos a Clément Dunon de 30 años, con una larga experiencia en compartir el coche.

Clément Dunon, usuario de BlablaCar:

“Cada viernes por la tarde después del trabajo, voy a Burdeos para pasar el fin de semana y regreso a París o bien el domingo o el lunes, y nunca he tenido problemas para llenar el coche y amortizar el trayecto, que de hecho, exceptuando el cansancio, no me cuesta nada.”

BlaBlaCar, la mayor empresa de automóviles compartidos en toda Europa, está presente en trece países, y da trabajo a ciento ochenta personas.

Nicolas Brusson, director de BlaBlaCar:

“Lo que estamos construyendo en Europa es una red de transporte social de bajo costo. En 2014, al lanzarnos en otros países, hemos querido proporcionar una red de transporte que no existía antes, conectando ciudades que antes no lo estaban.”

Para más información visite el sitio web: http://www.blablacar.com/

Nos acompañan el fundador y director de BlaBlaCar, Frédéric Mazzella y Philippe Botteri, director de una de las empresas de capital de riesgo más famosas del mundo, surgida de Silicon Valley, se trata de Accel Partners; que invierte también en BlaBlaCar. Frédéric, ¿cómo logró hacer que el concepto de BlaBlaCar se convirtiera en realidad?

“Teníamos la infraestructura, teníamos el equipo y pudimos concretar nuestra idea, asegura Mazzella. En Europa no es fácil montar una empresa como ésta, a veces hay cierto pesimismo y se cree que nunca funcionará… Pero en general, la situación en Europa nos ha ayudado mucho.

Ustedes han invertido en otras empresas en Europa ¿Cree que los gobiernos crean realmente buenas condiciones para hacerlo?

“Empezamos hace 30 años en Silicon Valley y llevamos 15 años en Europa, señala Botteri. Vimos claramente como desarrollar la situación económica. Y me parece que es una zona geográfica muy interesante para invertir.”

Fijémonos en el consumidor europeo, ¿cómo ha cambiado en los últimos dos años?

“Podemos ver un producto como Dropbox, para alojar archivos en la nube, o empresas de distribución musical como Spotify o Deezer. Estamos pasando de ser dueños a ser usuarios matiza Mazzella. Es una tendencia global gracias a Internet y por eso ahora podemos montar empresas globales, desde cualquier parte del mundo.”

“Hay una voluntad por parte de los gobiernos de promover una agenda digital, para explotar el potencial de las tecnologías e incluso revisar las leyes que regulan este mercado, explica Philippe Botteri.
Creo que el siguiente paso sería homogeneizar la legislación a nivel europeo. Por ejemplo, la empresa hassle.com, con base en Londres, propone un servicio de limpieza a domicilio. Se puso en marcha en el Reino Unido con un conjunto específico de leyes, después pasó a funcionar en Dublín, con otro marco legislativo, y después en París con leyes totalmente diferentes.
Podríamos comparar Europa y EE.UU. pero la gran diferencia es que EE.UU. es un mercado inmenso, Europa también es un mercado enorme, pero está fragmentado.”

Hacemos un alto para fijarnos en el contexto de desempleo en Europa, unos 900.000 puestos de trabajo permanecen vacantes en el ámbito de las Tecnologías de la Información.

En Europa, el 39% de los trabajadores no tienen suficientes competencias en materia digital, y un 14% no tiene ninguna. Veamos cómo una Agenda Digital podría crear puestos de trabajo.

Las tres cuartas partes de Europa están conectadas a través de banda ancha. Bob y su padre consideraron esa conectividad como una oportunidad de negocio. Bob se convirtió en un empresario digital hace 3 años creyendo en la promesa de un inminente mercado único digital.

Hizo un curso de informática en una academia privada y gracias a un programa europeo para emprendedores.

Después tuvo la idea de conectar a albañiles y artesanos del sector de la construcción con clientes potenciales mediante una aplicación móvil.

Investigación, desarrollo e innovación. Esas fueron las claves para Bob y socios, que en un entorno económico difícil crearon un millón ochocientos mil puestos de trabajo.

El padre de Bob, electricista, casi no tenía trabajo en esa época. Bob reorientó su actividad con el ordenador, el teléfono inteligente y las redes sociales. Gracias a esa nueva forma de trabajar, el padre de Bob se convirtió de pronto en uno de los electricistas más solicitados.

La familia de Bob, igual que otros europeos han conectado su actividad profesional al sector digital, para crear nuevos puestos de trabajo.

Su equipo tiene una media de menos de 29 años ¿Consigue tener las habilidades y conocimientos necesarios?

“Es difícil encontrar recursos tecnológicos asegura Frédéric Mazzella. En Silicon Valley ya están pensando en crear un anexo. Y nosotros ni siquiera tenemos uno en Europa. Nuestro reto ha sido promover nuestra imagen de empresarios para atraer talentos. Y para que funcione un eco- sistema, las ciudades anfitrionas deben adoptar el mismo enfoque y dar la imagen de ciudades acogedoras que atraen a empresas tecnológicas.”

“En este edificio, tienen empresas como Criteo que cotizan en Bolsa. Tienen también BlaBlaCar… esas dos empresas juntas han creado más de 1.000 puestos de trabajo en un solo edificio en París, y todo esto crea además empleos en toda la región, dice admirativo Philippe Botteri. Y son puestos de trabajo en todos los niveles. En el sector de la informática y las tecnológicas, pero también en otras áreas, como la plataforma Hassle.com, que hemos mencionado antes, que ofrece los servicios de 2.000 personas del servicio doméstico.”

“Debemos preparar a la próxima generación a puestos de trabajo que todavía no conocemos, en un contexto que también nos es desconocido. Y todo ello con un buen estado de ánimo y asegurándonos de que en las aulas se sigue el ritmo acelerado de toda esta evolución, propone Mazzelli”.

¿La clave está en un mercado único digital?

“Estaría bien tener un marco legislativo a nivel europeo para que las empresas que operan en este marco se puedan desarrollar más rápidamente, dice Philippe Botteri. Es importante llamar la atención sobre la economía digital para animar a los jóvenes a encontrar su camino y hacer carrera en esta nueva economía.

Hablando de puestos de trabajo… potencialmente perdidos o creados… El 72% de la gente usa Internet, el 50% compra en línea, pero sólo el 14% de las PYMES utiliza Internet para vender sus productos.

A pesar de que el Fondo Regional Europeo ha invertido cerca de 3.000 millones de euros para tratar de salvar esta brecha.

Veamos el reportaje de Giovanni Magi que participó en un cursillo sobre vinos, para comprender como el turismo, unos de los sectores que más empleos crea en Europa, se adapta al consumidor digitalmente estancado.

¿Hay algo más tradicional que la producción de vino?

Cada año, los viñedos franceses dan la bienvenida a millones de turistas de todo el mundo. Como aquí, en el Valle del Loira. Esta inmersión en la tradición se reserva cada vez más por Internet. Y es que el turismo vitícola también se ha vuelto digital. Un smartphone basta para visitar al productor, organizar una degustación y encargar las botellas.

Unos 1.500 agricultores se dan a conocer por Internet. Así la economía tradicional se abre al futuro.

Jean-Martin Dutour, Presidente de Communication Commission, InterLoire:

“Cuando uno hace un cartel, comunica con todo el mundo que pasa delante de él, el mensaje es el mismo para todos. Internet permite establecer una relación más personal. Las redes sociales nos permiten desarrollar cosas muy específicas, crear un acontecimiento específico para una denominación de orígen que tiene tal o tal posicionamiento.”

La era digital crea nuevas oportunidades de negocios para los productores y también es una nueva forma de dar a conocer sus actividades.

Alexandre Monmousseau, productor de vinos:

“Nos preceden 17 siglos de Historia. Realmente es un legado del que somos los afortunados beneficiarios; y algún día tendremos que pasar el relevo de esta tradición. La tecnología digital nos permite transmitir esos valores, es decir, ese conocimiento y esa experiencia.”

Así asistimos a la boda entre las antiguas técnicas de producción y las nuevas tecnología; con los cambios radicales que conllevan en los hábitos de la gente.

Hoy en día, la gran mayoría de los usuarios de internet reservan sus viajes en línea y visitan una media de nueve sitios antes de elegir uno. Después de la visita, más de la mitad comparten su opinión mediante una evaluación vía la red.

Esta revolución en los habitos de los consumidores ha afectado mucho al mercado de los operadores turísticos. Antes de Internet, uno acudía a una agencia de viajes cuando visitaba sitios desconocidos.

Ahora se puede elegir directamente y con muchas más opciones gracias a Internet.

René-Marc Chikli, Presidente de la empresa SETO (Sindicato de empresas de Tour Operadores)

“Las agencias de viajes han tenido que replantearse su modelo de negocio: resistir o diferenciarse. Esto les ha costado un montón de dinero, pues los operadores turísticos franceses perdieron unos 130 millones de euros entre los años 2011, 2012 y 2013. Muchas agencias quedaron al borde de la quiebra, pero pocas han desaparecido. Una vez que revisaron su modelo de negocio encontraron la forma de diferenciarse mediante productos, seguros y servicios exclusivos.”

Philippe, entonces, ¿la era digital crea o destruye puestos de trabajo?

“Crea nuevos servicios y nuevos mercados dice Philippe Botteri. Y por esta razón crea empleos. No veo porqué tendría que destruir puestos de trabajo. Representa una gran oportunidad de crear un valor añadido al darle más opciones al consumidor. “

¿Los sectores tradicionales están listos a afrontar los desafíos de la era digital?

“Es como hace un siglo, en el momento en que se creaban industrias y nos preguntábamos si había que seguir adelante o no, nos cuenta Frédéric. Supongo que la gente se hacía el mismo tipo de preguntas. Hoy en día, estamos en un ciclo tecnológico y debemos adaptarnos. Así sera para todos. En el entorno tecnológico, todo va mas deprisa de lo que creemos pero en realidad es una evolución normal.”

¿Cómo podría Europa crear la segunda Silicon Valley de la que hablabamos antes ?

“En Europa, tienen 12 ó 14 ciudades a cientos de kilómetros de distancia, y a poco más de mil kilómetros de Moscú. Pero todas forman parte de un ecosistema en plena eclosión y que vemos madurar desde hace 14 años, Botteri con la perspectiva estadounidense. Hoy en día tienen empresas como Supercell, valoradas en 3 millones de dólares, y tienen Zoopla, que nos dan ganas de invertir en Europa.”