Última hora

Última hora

Bakú 2015: El sueño de los Juegos Europeos inicia su cuenta atrás

Bakú es una tranquila ciudad con una larga historia y muchos atractivos. Una de las peculiaridades de su parte moderna son sus construcciones. La

Leyendo ahora:

Bakú 2015: El sueño de los Juegos Europeos inicia su cuenta atrás

Tamaño de texto Aa Aa

Bakú es una tranquila ciudad con una larga historia y muchos atractivos. Una de las peculiaridades de su parte moderna son sus construcciones. La ciudad está creciendo muy rápido gracias a la inversión petrolífera y la realización de numerosos proyectos internacionales. Entre estos últimos, la atención se centra en el deporte. Un ejemplo son los primeros Juegos Europeos, que tendrán lugar entre el 12 y el 28 de junio de 2015.

Punto de vista

El Estadio Nacional ha costado 500 millones de euros y se ha construido en apenas dos años

“No importa el petróleo que hay en el mar Caspio, hay algo que no se puede comprar es elt iempo. Estamos en un momento crítico en nuestro camino porque la ceremonia de apertura es el 12 de junio. No hay margen para el retraso”, explica Sam Clegg, Jefe de la Oficina de Operaciones de los Juegos Europeos.

El que fuera responsable del Comité Olímpico Británico es ahora la cabeza visible de la preparación de la capital de Azerbayán para los Juegos Europeos. Y desde la experiencia afirma que no hay preocupación respecto al retraso.

De las 18 instalaciones que acogerán la competición, la mayoría ya está lista y el resto está a punto de estar terminadas. Por ejemplo, el estadio de mayor capacidad.

El Estadio Nacional es el símbolo de estos Juegos. No solo porque albergará las ceremonias de apertura y de clausura. Este coliseo es un claro ejemplo del significado de esta competición: después de los Juegos, será el hogar de la selección nacional de fútbol de Azerbayán y cinco años más tarde acogerá cuatro partidos de la Eurocopa 2020.

El coste del Estadio Nacional, que tendrá capacidad para 68.000 espectadores, es de más de 500 millones de euros. Debería estar terminado en febrero de 2015.

“Es la obra más grande de Azerbayán y va a estar lista en un tiempo récord. Todo lo que vemos aquí alrededor se ha construido en apenas dos años. Hace dos años, aquí había algo parecido a un estanque”, expone Javid Najafov, ingeniero jefe de la obra para la construcción del recinto.

Parece que ni siquiera los legendarios atascos de Bakú suponen una amenaza para los Juegos Europeos. Como sucedió en los Juegos Olímpicos de Londres, durante la competición habrá carriles reservados estrictamente para los participantes y las autoridades de los Juegos. El método lo explica Panos Protopsaltis, Director de Transportes de Baku 2015: “Lo que estamos planeando para entonces consiste en intentar evitar todo eso, evitar pasar por el centro de la ciudad y rodear por el exterior. En el plano que vemos aquí, esta línea azul es la red de carreteras para los Juegos, las que usaremos para llevar a cabo todas las operaciones”.

También los atletas locales se preparan para las competiciones. Es el caso del dos veces medallista de plata olímpico y embajador de los Juegos Europeos, Ravshan Bayramov. “Existen los Juegos Panamericanos, los Asiáticos. Entonces también deben existir los Europeos. Por suerte, la primera edición tendrá lugar en mi país”, afirma el ídolo local, figura mundial de la lucha grecorromana.

Puliendo los detalles de su programa para los Juegos se encuentra el equipo de gimnasia rítmica. Un auténtico reto para la entrenadora, Marianna Vasilyeva: “Cualquier Federación de cualquier país europeo puede participar en los campeonatos del mundo y de Europa. Para los Juegos Europeos, como para los Olímpicos, debes obtener tu clasificación”.

Últimos detalles también para los participantes en las ceremonias de apertura y clausura, puesta a punto de la villa olímpica… Incontables tazas de café se han consumido en la oficina del Comité Organizador de Bakú 2015, que cuenta con unos 1200 trabajadores.

Todos estos esfuerzos están centrados en un objetivo global: el éxito de los Juegos Europeos.

Simon Clegg explica en qué medida se puede determinar el impacto de esta competición: “¿Cómo se medirá el éxito de los Juegos Europeos? Hay varias formas de hacerlo. Lo primero es el apartado deportivo. Quiero asegurarme de que los 6.000 deportistas de los 49 países participantes se marchan de aquí diciendo que fue una experiencia deportiva genial. Si es así y todos quieren venir para la próxima edición, seguro que habrá interés de los medios en la retransmisión de los próximos Juegos Europeos”

253 juegos de medallas en 20 deportes diferentes esperan el comienzo de estos Juegos Europeos, dentro de menos seis meses. La cuenta atrás ha comenzado.