Última hora

Última hora

Un grupo de hackers de élite de Corea del Norte, detrás del ataque a Sony según EEUU

Casi de película. Washington acusa a Corea del Norte de estar detrás de los ataques informático contra Sony que han llevado a la cancelación del

Leyendo ahora:

Un grupo de hackers de élite de Corea del Norte, detrás del ataque a Sony según EEUU

Tamaño de texto Aa Aa

Casi de película. Washington acusa a Corea del Norte de estar detrás de los ataques informático contra Sony que han llevado a la cancelación del estreno de The Interview, una comedia sobre un complot para asesinar al líder norcoreano Kim jong-un.

Según ha filtrado una fuente, los encargados habrían los miembros del llamado Bureu 121, unos hackers de élite del gobierno, formados desde jóvenes para la guerra virtual.

“Son los mejores, la gente con más talento de Corea del Norte. Son la clase alta de Corea del Norte y reciben un tratamiento y respeto como tal dentro de la sociedad”, explica Kim Heung-kwang, ex profesor de informática desertor norcoreano sobre el grupo, formado por unos 1,800 guerreros virtuales.

Los piratas informáticos revelaron información privada de directivos y empleados de la empresa, aunque la decisión de cancelar el estreno, previsto para el día 25, llegó cuando posteriormente amenazaron con un ataque físico contra los cines que la proyectasen.

“Creo que cuando la amenaza paso del mundo virtual al mundo real, fue cuando las piezas de dominó empezaron a caer. Al principio eran simplemente filtraciones que no afectaban al público. Pero cuando la amenaza pasó a ser fícia, cuando se empezó a hablar de ataques físciso,entonces paso a ser inevitable que se tomasen ciertas decisiones”, declara Rebecca Sun, periodista de The Hollywood Reporter, sobre las amenazas, que hicieron analogias entre los ataques del 11 de septiembre y lo que podría ocurrir.

Corea del Norte ha negado toda vinculación contra las amenazas y con los hackers.

Sony ha asegurado que la película, en la que la CIA piden a dos periodistas que maten al dirigente, con el que han pactado una entrevista, no se proyectará nunca.