Última hora

Última hora

Europa pierde poder en la Iglesia: la mayoría de los cardenales electores ya no son del Viejo Continente

La Iglesia Católica tendrá nuevos miembros del Consejo Cardenalicio el 14 de febrero. Los miembros actuales se reunirán primero para confirmar las

Leyendo ahora:

Europa pierde poder en la Iglesia: la mayoría de los cardenales electores ya no son del Viejo Continente

Tamaño de texto Aa Aa

La Iglesia Católica tendrá nuevos miembros del Consejo Cardenalicio el 14 de febrero. Los miembros actuales se reunirán primero para confirmar las nominaciones del papa y tras ello todos juntos para adoptar reformas que reparen la maltrecha imagen de la Iglesia tras los escándalos de corrupción.

El papa Francisco elevará a 20 prelados al cargo de cardenales en una ceremonia formal, llamado consistorio. El primer pontífice latinoamericano de la historia (y el primer no europeo desde 741) ha roto con las tradiciones en una institución religiosa en la que estas son muy importantes.

<3h>¿Qué hace este consejo?

Los cardenales son colaboradores del Papa en el gobierno de la Iglesia Católica. Son conocidos como “príncipes de la Iglesia”. El Consejo Cardenalicio se compone de miembros nombrados por el papa y son tradicionalmente miembros de la curia romana, una especie de Gobierno central de la Iglesia Católica, o arzobispos de las diócesis más importantes en el mundo. Su función principal es la elección del nuevo papa en un cónclave secreto cuando el pontífice muere o renuncia. Los cardenales mantienen su puesto de por vida, aunque pierden su derecho a participar y votar en la elección cuando llegan a los 80 años. Los “cardenales electores” son, por tanto, los menores de esa edad. El número tradicional de cardenales electores es de 120, pero puede ser superado a discreción del Papa.

<3h>¿Hacia un nuevo liderazgo en el Vaticano?

Los 20 nuevos cardenales proceden de 14 países. Quince de ellos serán “electores”. Esta es considerada como una de las selecciones más diversas que la Iglesia Católica ha visto jamás. El papa rompió con los esquemas tradicionales de nominación dentro de la Iglesia al no elegir a sus nuevos prelados de alto rango en los lugares habituales, ahora provienen de regiones como Cabo Verde, Tonga o Myanmar, países que nunca han tenido un cardenal, y de Etiopía, Vietnam, México, Uruguay y Panamá. Hay solo cinco europeos, entre ellos al español Ricardo Blázquez, hasta ahora cabeza de la archidiócesis de Valladolid. El número de cardenales electores ascenderá a 125.
Francisco Lombardi, director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede ha expresado que “las nuevas nominaciones confirman que el papa “no está tan vinculado a las tradiciones”“:http://bit.ly/1zswPn5

<3h>Europa pierde su preponderancia

Con estas nuevas nominaciones, Europa, que ha dominado la Iglesia hasta ahora, pierde de manera efectiva su mayoría. Estos serán los nuevos cardenales electores:

Dominique Mamberti, Marruecos.
Manuel José Macário do Nascimento Clemente, Portugal.
Berhaneyesus Demerew Souraphiel, Etiopía.
John Atcherley Dew, Nueva Zelanda. Edoardo Menichelli, Italia.
Pierre Nguyên Van Nhon, Vietnam.
Alberto Suárez Inda, México.
Charles Maung Bo, S.D.B., Myanmar.
Francis Xavier Kriengsak Kovithavanij, Tailandia.
Francesco Montenegro, Italia.
Daniel Fernando Sturla Berhouet, S.D.B., Uruguay.
Ricardo Blázquez Pérez, España.
José Luis Lacunza Maestrojuán, Panamá.
Arlindo Gomes Furtado, Cabo Verde.
Soane Patita Paini Mafi, Tonga.

Además, Francisco eleva a cinco cardenales que superan los 80 años:
José de Jesús Pimiento Rodríguez, Colombia.
Luigi De Magistris, Italia.
Karl-Joseph Rauber, Alemania.
Luis Héctor Villalba, Argentina.
Júlio Duarte Langa, Mozambique.

El papa Francisco fue elegido en 2013 por un cónclave con un 52% de europeos, que realmente solo representan un 24% de los católicos del mundo. El viejo continente baja su porcentaje de cardenales electores al 46%, y esto sigue siendo una sobrerreprensentación, pero menor. El papa intenta corregir el exceso de foco en Europa, además, con sus viajes a otros lugares clave para la Iglesia.