Última hora

Última hora

Racismo 'ordinario'

Escenas de racismo ordinario de algunos hinchas del Chelsea en París levantan la indignación.

Leyendo ahora:

Racismo 'ordinario'

Tamaño de texto Aa Aa

Un grupo de hinchas ingleses o nunca mejor dicho de ‘hooligans’ en un vagón de metro camino del Parque de los Príncipes en París para asistir a los octavos de final de la Liga de Campeones entre el Chelsea y el París Saint-Germain.

Punto de vista

No hay lugar para el racismo en el fútbol

Un hombre de raza negra que intenta subirse a ese mismo vagón y es impedido en dos ocasiones por la hinchada mientras le gritan “¡Somos racistas, somos racistas y nos gusta!”

Y la escena de racismo ‘ordinario’ en todos los sentidos de la palabra, es grabada por un británico residente en París, Paul Nolan, con su teléfono móvil.

Resultado una ‘ola olímpica’ de indignacion y una investigación abierta por la justicia francesa por “violencia voluntaria por motivos raciales en un medio de transporte colectivo

Scotland Yard ya ha ofrecido su colaboración a las autoridades francesas y ha indicado querer examinar el vídeo para intentar identificar a los indivíduos y prohibirles el acceso a los campos de fútbol.

El propio Chelsea ha deplorado “un comportamiento deleznable que no tiene cabida ni en el fútbol ni en nuestra sociedad” Y el club del barrio ‘chic’, residencial y elitista de Londres añade que apoya cualquier acción penal contra las personas implicadas en el incidente y se dice dispuesto a prohibirles el acceso al estadio si se confirma que son socios.

El presidente de la FIFA, Joseph Blatter, ha emitido un ‘tweet’ de condena.

Joseph S Blatter”@SeppBlatter”:https://twitter.com/seppblatter
“I also condemn the actions of a small group of Chelsea fans in Paris. There is no place for racism in football!”
Añadiendo que no hay “sitio para el racismo en el fútbol”.

Pero una vez más, el mal está hecho y la imagen (grabada para la posteridad y compartida en las redes sociales) demuestra que la palabra inglesa ‘fair play’ es desconocida para algunos hinchas británicos que desembarcan en Francia como si aún estuvieran en la Guerra de los 100 años, dispuestos a arrasar.

En el terreno de juego, los hombres de Mourihno consiguieron un empate a uno que los convierte en favoritos en casa en el partido de vuelta en Londres, pero fuera del estadio, la imagen dista mucho de la del ‘glamuroso’ barrio de la capital británica, siendo más digna de gente ‘ordinaria’ y sin modales que de la supuesta élite social que reside en Chelsea.