Última hora

Última hora

Baltimore, la ciudad de las desigualdades

Los disturbios en Baltimore están entre los más graves que se han producido en Estados Unidos en los últimos meses. Además de los saqueos en los

Leyendo ahora:

Baltimore, la ciudad de las desigualdades

Tamaño de texto Aa Aa

Los disturbios en Baltimore están entre los más graves que se han producido en Estados Unidos en los últimos meses. Además de los saqueos en los comercios, se han registrado centenares de detenciones, incendios de vehículos y edificios y más de una veintena de agentes heridos. La Guardia Nacional se ha desplegado en la ciudad, bajo toque de queda.

Situada en la costa este de Estados Unidos, Baltimore llegó a ser la sexta ciudad del país con 950.000 habitantes en 1950. Actualmente son 620.000, el 63% de ellos, negros.

Los disturbios estallaron en el barrio de Sandtown-Winchester, donde vivía Freddie Gray, el joven negro fallecido. En ese barrio el paro afecta al 20% de los adultos y la mitad de los hogares tienen ingresos anuales inferiores a 25 mil dólares, es decir, al límite de la pobreza.

En los barrios pobres del este y del oeste de Baltimore, la población se siente abandonada y maltratada por la policía.

Cynthia Green. Residente en Baltimore:
“Me entristece por los jóvenes que están metidos en todo esto. Entiendo su enfado y que sientan que nadie quiere escucharles, pero hay que protestar como Martin Luther King, pacíficamente.”

Pero hay otro Baltimore, el del puerto renovado que las autoridades muestran como escaparate de una ciudad que por primera vez en medio siglo retoma el crecimiento demográfico y atrae inversiones económicas.
Es el Baltimore con una tasa de paro del 8,4%, el de los ganadores de la recuperación económica.

En términos de desigualdad, Blatimore se sitúa en duodécima posición entre las 50 grandes ciudades de Estados Unidos. Su índice de pobreza ronda el 24%, mientras que en el conjunto del estado de Maryland es del 9,8%.

Hay demasiadas coincidencias entre Baltimore y los acontecimientos en Ferguson en 2014, como ha destacado Obama. Para el presidente estadounidense, desde entonces se han visto en demasiadas ocasiones policías interactuando con individuos, principalmente afroamericanos pobres, de formas que plantean preguntas preocupantes. Una crisis alimentada por la exclusión social y económica, que viene de lejos.

Barack Obama. Presidente de Estados Unidos:
“No podemos dejar esto únicamente a la Policía. Creo que hay departamentos de policía que tienen que hacer examen de conciencia. Creo que hay algunas comunidades que tienen que hacer examen de conciencia. Pero sobre todo creo que nosotros, como país, también tenemos que hacer examen de conciencia.”