Última hora

Última hora

¿Cómo acabará la disputa territorial en el Mar de la China Meridional?

Con el mundo distraído con historias aparentemente más inmediatas de conflictos, migración y elecciones presidenciales en algunos países, las

Leyendo ahora:

¿Cómo acabará la disputa territorial en el Mar de la China Meridional?

Tamaño de texto Aa Aa

Con el mundo distraído con historias aparentemente más inmediatas de conflictos, migración y elecciones presidenciales en algunos países, las diferencias que mantienen Estados Unidos y China por las disputadas aguas del sudeste asiático no son noticias de portada para muchos.

Otros, sin embargo, creen que las discrepancias entre Washington y Pekín podrían acabar en un conflicto militar.

¿Por qué el Mar de la China Meridional es tan importante?

El motivo no es otro que el dinero. La mitad del transporte comercial mundial pasa por estas aguas, desde Europa y Oriente Medio a la Asia Oriental.
Una ruta comercial que supone 4,58 billones de euros cada años, según Reuters. Sin embargo, uno de los principales puntos de interés es que se cree que existen enormes reservas de petróleo y gas bajo el lecho marino.

El Banco Mundial afirma que esas aguas del Pacífico poseen una reserva de petróleo equivalente a al menos siete mil millones de barriles y unos 900 billones de pies cúbicos de gas natural. Ello podría impulsar la economía china y representar un potencial enorme para países más pequeños como Malasia y Vietnam.

¿Quién reclama el territorio?

Además de China, Vietnam, Brunei, Japón, Taiwán, Filipinas y Malasia reclaman su parte de propiedad de unas aguas que cubren 3,5 millones de kilómetros cuadrados.

Todos estos países, incluida la Administración Obama, temen que el gigante asiático pueda usar sus recientemente creadas instalaciones en las islas Paracelso y las islas Spratly con fines militares.

¿Por qué ha aumentado la tensión?

El ambiente empezó cuando se publicaron unas imágenes vía satélite que parecían mostrar la construcción, por parte de China, de una pista de aterrizaje en las islas Spratly, territorio en disputa que está compuesto por un centenar de arrecifes e islotes. La construcción allí realizada puede acomodar una pista de unos 3.000 metros de largo.

Asimismo se asegura que China estaba construyendo pistas de aterrizaje en el arrecife Johnson del Sur, en las islas Spratlys y en la isla Woody, en las islas Paracelso.

Por otro lado, el gobierno chino, que reveló la construcción de dos faros, diseñó una estrategia para aumentar su alcance naval en la región y admitió que podría pasar a la ofensiva si fuera necesario.

¿Qué puede ocurrir en el futuro?

Taiwán presentó un plan de paz con el objetivo de reducir las tensiones entre China, sus vecinos y Estados Unidos.

El presidente del país, Ma Ying-jeou, pidió a las naciones involucradas que dejaran de lado sus diferencias y empezaran a hablar acerca de compartir recursos.

Su plan es similar a la propuesta para el Mar de China Oriental, que abrió el camino para que Taiwán y Japón pudieran pescar de forma conjunta en esas aguas.

¿Qué es lo peor que podría pasar?

Ma también expresó que su plan debería ser importante para encontrar una solución antes de que “estalle un gran conflicto”.

Sin embargo, Hua Chunying, portavoz de Exteriores chino, comentó recientemente que los ciudadanos chinos tienen el deber de proteger la soberanía territorial y los intereses marítimos de China y de salvaguardar la estabilidad de del Mar Meridional de China.