Última hora

Última hora

El teatro interactivo florece en la Gran Manzana

Leyendo ahora:

El teatro interactivo florece en la Gran Manzana

Tamaño de texto Aa Aa

Las barreras entre el escenario y el público son algo obsoleto en los espectáculos de Broadway. El teatro interactivo tiene cada vez más fuerza y las

Las barreras entre el escenario y el público son algo obsoleto en los espectáculos de Broadway.

El teatro interactivo tiene cada vez más fuerza y las nuevas producciones quieren que los espectadores formen parte del espectáculo.

“Speakeasy Dollhouse: Ziegfeld’s Midnight Frolic”, sobre la muerte de la vedette de los años 20, Ziegfeld Follies, es uno de ellos.

“Este tipo de espectáculos no son propiamente teatro. Se trata de una fiesta que resulta tener una trama en torno a ella. Es un poco como los libros de “elige tu propia aventura”, porque puedes seguir al personaje que quieras”, dice el actor Joey Calveri.

Se busca que el público se mueva, interactúe con los otros espectadores y se deje llevar.

Otro de estos espectáculos es “Queen of the night” basado en la ópera de Mozart, “La flauta Mágica”.

“Es una representación en la que estás dentro, como uno más del público”, dice la actriz Katherine Crockett.

Fue Randy Weiner el que transformó este club de los 40, el Diamond Horseshoe en este espectáculo que incluye teatro, circo, danza e, incluso, un suculento festín.

“Creo que a la gente le encanta conectar con otra gente y hacerlo también a través de las experiencias. Puedes mirar al escenario, que está tan bonito que te dan ganas de estar allí. Con este proyecto del teatro interactivo podemos entrar en ese mundo, entrar en ese escenario”, explica Weiner.

La mayoría de los que vienen a este tipo de representaciones están buscando nuevas experiencias:

- “Fue salvaje, divertido… “ – “Queríamos algo diferente y creo que encontramos lo que buscábamos”. – “Te fustigan y te besan”. – “Te tocan, juegan contigo. Es lo mejor”.

Otra obra interactiva que se representa en Nueva York es la de la compañía de teatro británica Punchdrunk, titulada “Sleep no more”. Lleva en las carteleras neoyorkinas desde 2011.