Última hora

Última hora

El pacto nuclear y las optimistas perspectivas para la economía iraní

Una bombona de oxígeno, es lo que los iraníes esperan obtener con el acuerdo nuclear. Desde 2006 sufren las consecuencias de las sanciones económicas

Leyendo ahora:

El pacto nuclear y las optimistas perspectivas para la economía iraní

Tamaño de texto Aa Aa

Una bombona de oxígeno, es lo que los iraníes esperan obtener con el acuerdo nuclear. Desde 2006 sufren las consecuencias de las sanciones económicas impuestas a su país. Y aunque aún se tarden en notar los efectos del cambio, ven el futuro con optimismo.

Es el mensaje que el presidente Hasán Ruhaní quiere fijar en la mente de sus compatriotas.

“Hoy es un nuevo comienzo, el comienzo de un futuro mejor para nuestros jóvenes, y el comienzo de la aceleración del desarrollo de nuestro amado Irán”.

El desbloqueo de las cuentas bancarias iraníes congeladas, estimadas en unos cienmil millones de dólares, la reanudación de los intercambios bancarios y la apertura del mercado deberían beneficiar a los iraníes, conscientes de que no serán los únicos en salir ganando.

“Seguro que puede ser un nuevo comienzo”, afirma este vendedor. “Porque nuestra producción de petróleo aumentará y por lo que sé, los países europeos están preparados para invertir en Irán y para venir aquí”.

“Nadie se mete en una negociación sin un objetivo”, dice este otro. “Seguro que habrá beneficios para nuestro país también. Definitivamente, será algo muy bueno para nosotros”.

Los economistas estiman que un tercio de la industria iraní está paralizada como consecuencia de las sanciones. Los intercambios comerciales con Europa se redujeron drásticamente en unos pocos años.
Con sus casi ochenta millones de habitantes y una producción anual en torno a los 400 millones de dólares, es la mayor economía en unirse al comercio y el sistema financiero mundial desde la desaparición de la Unión Soviética.

“Vamos a ver el levantamiento de las sanciones no solo en el mercado del petróleo, sino especialmente en el sector de la energía” anuncia este especialista. “Veremos el regreso de fondos al mercado doméstico. Por supuesto, la eliminación de las sanciones y del embargo abre potencialmente el camino a cierto grado de inversión interna. Creo que esto va a ser enormemente significativo”.

La modernización del sector petrolero, la reanudación de las exportaciones, y la reforma de las infraestructuras deberían relanzar las inversiones y aportar efectivo a un país que lo necesita. Para Israel, este futuro flujo de capitales es, sin duda, una pésima noticia.

“Irán tendrá capacidad para exportar más petróleo y gas, y se levantarán muchas sanciones. Realmente este acuerdo permite a Irán construir una industria nuclear. Creemos que en diez, quince años Irán se convertirá en una potencia nuclear”.

Las autoridades israelíes aseguran que con la venia internacional y el presupuesto adecuado, la investigación nuclear permitirá a Irán desarrollar centrifugadoras de uranio hasta veinte veces más potentes que las actuales, lo que reducirá a solo cinco años el tiempo necesario para fabricar un arma nuclear.