Última hora

Última hora

Seif al Islam Gadafi, un reformista que acabó defendiendo al régimen

Seif al Islam estaba considerado un reformista llamado a suceder a su padre, Muamar al Gadafi, antes de la revolución que acabó con su régimen en

Leyendo ahora:

Seif al Islam Gadafi, un reformista que acabó defendiendo al régimen

Tamaño de texto Aa Aa

Seif al Islam estaba considerado un reformista llamado a suceder a su padre, Muamar al Gadafi, antes de la revolución que acabó con su régimen en 2011. Era apreciado en Occidente gracias a su intermediación en numerosos conflictos y secuestros de grupos terroristas.

Nacido en 1972, estudió arquitectura en Austria y se doctoró en economía en Londres.

En 2003 participó en el desmantelamiento del programa nuclear, que permitió el regreso de Libia a la comunidad internacional.

En 2009, negoció con las autoridades escocesas la liberación del principal acusado por el atentado de Lockerbie, Abdel Baset al-Megrahi, enfermo de cáncer.

Pero todo cambió a inicios de 2011, cuando estallaron las revueltas en la ciudad libia de Bengasi. La revolución fue duramente reprimida causando más de 10.000 muertos.

La Corte Penal Internacional pidió su arresto junto con el de su padre bajo acusaciones de crímenes de lesa Humanidad.

En marzo, cuando el régimen fue amenazado por una intervención de la OTAN, Seif desafió a las potencias occidentales:

“Los franceses o los europeos deberían hablar con los libios. Hace dos días veías a miles de personas marchando en las calles y en las plazas, los has visto esta mañana temprano. Es la verdadera imagen de Libia, ellos son los verdaderos libios. Si ellos quieren apoyar a la milicia, que lo hagan. Pero les digo desde ahora: vais a perder, somos nosotros los que ganaremos”.

Durante una entrevista con euronews, el hijo de Gadafi lanzó graves acusaciones contra el entonces presidente francés, Nicolas Sarkozy, que apoyaba a la insurgencia.
 
“El presidente Sarkozy tendría que devolver el dinero que aceptó de Libia para financiar su campaña electoral. Somos nosotros quienes financiamos su campaña y tenemos pruebas. Estamos dispuestos a contarlo todo. La primera cosa que le pido a ese payaso es que devuelva el dinero al pueblo libio”.

Mientras los rebeldes se iban aproximando a Trípoli apoyados por la aviación occidental, Seif al Islam prometió que lucharía hasta el final contra los insurgentes, a los que calificaba de terroristas.

“Que nadie piense que después de todos los sacrificios que hemos hecho y el martirio de nuestros hijos, hermanos y amigos dejaremos de luchar. Olvídenlo”.

Después de tres meses de huida, Seif fue capturado en el sur de Libia el 19 de noviembre de 2011 y llevado a la prisión de Zintan. Un mes antes, las fuerzas rebeldes habían matado a su padre en Sirte.