Última hora

Leyendo ahora:

Crecen las expectativas de un acercamiento entre Teherán y Washington


EE.UU.

Crecen las expectativas de un acercamiento entre Teherán y Washington

La reciente reapertura de la embajada británica en Irán aumenta las expectativas sobre un rápido restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Teherán y Washington, suspendidas desde hace 36 años.

Durante su estancia en la capital iraní, el ministro de Exteriores británico, Philip Hammond se mostró esperanzado en que las sanciones contra Irán empiecen a levantarse ya en primavera. Para muchos, una condición previa para que la República Islámica pase página en sus relaciones con Washington.
Pero según algunos analistas en Teherán, diferencias políticas podrían complicar este proceso.

Foad Izadi, experto en temas estadounidenses de la Universidad de Teherán:
“Deberían darse cuenta de que Irán es un país independiente. La gente elige a sus líderes y ellos deciden la política exterior. Y esas políticas no van a estar siempre alineadas con las de Estados Unidos.”

Como muestra de que las diferencias políticas seguirán jugando un papel muy importante, el presidente iraní presentó el viernes un nuevo misil balístico tierra-tierra. Y según una resolución de la ONU aprobada el 20 de julio, tras el acuerdo entre Teherán y el Grupo 5 + 1, Irán no debería llevar a cabo actividades relacionada con misiles balísticos capaces de transportar armas nucleares.

Si en Irán las fuerzas conservadoras son el principal obstáculo a un acercamiento, lo mismo puede decirse de Estados Unidos.

Durante su visita a Israel la semana pasada, el precandidato presidencial republicano Mike Huckabee condenó el acuerdo nuclear iraní, una repulsa ampliamente compartida por los votantes del partido del elefante:

Mike Huckabee, precandidato republicano a la presidencia de EE.UU:
“Si llego a la presidencia, dejaré muy claro desde el principio que este acuerdo es inaceptable para un futuro de paz no sólo para los Estados Unidos o Israel, sino para todo el mundo.”

A pesar de que la irrupción de un enemigo común, los jihadistas del Estado Islámico, ha empujado a EEUU e Irán a convertirse en aliados militares en países como Irak, el antiamericanismo sigue estando muy arraigado en la República Islámica, como quedó patente durante las oraciones del viernes en Teherán.

Ayatolá Mohammad Ali Movahedi Kermani:
“Sería ingenuo creer que el gran Satanás ha cambiado. Estados Unidos es el gran Satanás y su hostilidad hacia nosotros sigue vigente. Estados Unidos es enemigo del Islam.”

Empujado por razones comerciales e intereses geopolíticos Teherán está determinado a abrirse a las potencias occidentales, pero el deshielo se enfrenta a muchos obstáculos también en Estados Unidos, donde está previsto que el Congreso vote sobre el acuerdo nuclear iraní a mediados de septiembre.

En euronews estamos orgullosos de contar con periodistas en todo el mundo listos para presentarles los puntos de vista locales sobre las noticias internacionales. Lea más sobre este tema en la lengua en la que ha sido escrito.

Traducción automática

Traducción automática

siguiente artículo

internacionales

Una huelga de profesores retrasa la vuelta a las aulas de 200.000 niños en Gaza