Última hora

Última hora

Israel: construyendo muros

No es algo nuevo. Israel ha sucumbido en varias ocasiones a la tentación de levantar un muro que les separe de los palestinos, y de hecho en 2002

Leyendo ahora:

Israel: construyendo muros

Tamaño de texto Aa Aa

No es algo nuevo. Israel ha sucumbido en varias ocasiones a la tentación de levantar un muro que les separe de los palestinos, y de hecho en 2002 empezó a construirlo para aislar Cisjordania.

La construcción de una estructura de hormigón que comenzó a levantarse bajo las órdenes del entonces primer ministro Ariel Sharon, en junio de 2002. Un año que estuvo marcado por los atentados suicidas de radicales palestinos en autobuses y mercados para sembrar el miedo. En seis meses murieron más de 200 israelíes.

Dos años antes, durante la segunda Intifada, conocida como la del Aqsa, fue la visita de Sharon a la Explanada de las Mezquitas, en septiembre de 2000, la que desató la violencia. Una provocación estudiada que dio su fruto el 6 de febrero de 2001, cuando Ariel Sharon ganó las elecciones legislativas convirtiéndose en Primer Ministro.

Durante una década, Israel ha continuado la construcción del muro sobre un trazado previsto de unos 730 kilómetros, serpenteando a lo largo de Cisjordania y alrededor de Jerusalén.

El 80% del muro que ya está construido se encuentra ubicado en el interior de Cisjordania, es decir, en territorio palestino. La intención del Estado hebreo es rodear a unas 50 colonias judias y conectarlas con Israel.

En la actualidad, el muro afecta a medio millón de palestinos cuya movilidad cotidiana está limitada, y que han comprobado como se ha fragmentado su territorio. De hecho, para acceder a sus tierras, los agricultores deben obtener un permiso del Ejército israelí, como ocurre en el pueblo de Azzun, cerca de la ciudad de Qalqilya, en el norte del territorio ocupado. “No me permiten entrar para llevar agua y regar mi cosecha que está a apenas unos metros. Debemos pagar el agua con la que regamos, estamos realmente asfixiados. Antes la situación era normal, podíamos traer nuestra agua cuando lo deseábamos. Ahora nos coaccionan”, explicaba a euronews una agricultora hace dos años.

A pesar de la resolución de la Asamblea General de la ONU contra la construcción del muro de 2003, y de que la Corte Internacional de Justicia de la Haya declaró ilegal las zonas que afectan a Cisjordania en 2004, el muro sigue ahí.