Última hora

Última hora

Malas expectativas para la economía turca

Las cuartas elecciones en 18 meses que celebrará Turquía están marcadas por los malos datos económicos. La devaluación de la lira ha situado su valor

Leyendo ahora:

Malas expectativas para la economía turca

Tamaño de texto Aa Aa

Las cuartas elecciones en 18 meses que celebrará Turquía están marcadas por los malos datos económicos. La devaluación de la lira ha situado su valor en el más bajo en doce años, sin que esta medida haya permitido un incremento de la competitividad de los productos nacionales; y la inversión extranjera ha caído desde marzo del año pasado a menos de la mitad, siendo en la actualidad del 6,5 mil millones de dólares.

Turquía ya no es uno de los mercados más seguros de la región. Lo apunta el economista Aya Tunca tras recordar que este año la inflación podría llegar al 7,4%y su crecimiento no superar el 2,9%.

Turquía celebrará elecciones dentro de poco. Durante los últimos cinco meses han ocurrido incidentes importantes. ¿Cómo analiza la situación económica del país con la perspectiva de la votación?, pregunta el enviado especial de euronews.

“Estamos en una situación de estancamiento económico, aunque hay un pequeño crecimiento, nuestro rendimiento ha decaído. Creemos que este crecimiento no es suficiente. ¿Acaso Turquía está viéndose afectado por la situación económica de la zona? Por el momento sí. Turquía se ha visto afectada por el entorno. Sobretodo tras los desafortunados e importantes incidentes en la frontera sur. El mundo está centrado en Siria, pero ese país es nuestro vecino. Todo lo que allí acontece tiene un efecto sobre la política turca. Como resultado, vemos que Turquía se está enfrentando al asunto de los refugiados con costes de alrededor de 8 mil millones de dólares. Esa es la cantidad de dinero que hemos gastado hasta la fecha. Tenemos dos millones de refugiados. Turquía está pagando un precio muy alto. Por eso digo que nos afectan de forma directa los incidentes que están ocurriendo a nuestro alrededor. También debemos mencionar la situación en Rusia, el estancamiento económico global, el problema del crecimiento. A Turquía le afecta todo esto”, explica Tunca.

La caída del precio del petróleo tampoco ha tenido un impacto positivo sobre la economía turca, cuyos consumidores, incluidos los turistas que en los últimos treinta años se habían triplicado, manifiestan su preocupación por la inestabilidad política y la incapacidad de los partidos para formar una coalición capaz de salir de la actual crisis.

“Por esta razón Turquía necesita desesperadamente un gobierno, una coalición o lo que sea, un gobierno que logre un vote de confianza del Parlamento, que sea capaz de dibujar una hoja de ruta, y tome decisiones económicas fuertes tras las elecciones del primero de noviembre”, concluye este economista independiente.

Según una encuesta realizada por la empresa Metropoll el pasado mes de junio el 58% de los turcos consideraba que la gestión de la economía del país había sido “pobre”. Una cifra que en la actualidad ha aumentado al 64,6%.

Mientras los partidos políticos han centrado sus campañas en mensajes populistas como promesas sobre el incremento de las pensiones, los analistas esperan que se recupere cuanto antes el ritmo de crecimiento y la reforma económica que atraía a los inversiones.