Última hora

Última hora

Birmania: primeras elecciones sin junta militar

Myanmar, la antigua Birmania, se prepara para sus primeras elecciones libres en 25 años. El domingo, 30 millones de birmanos están llamados a las

Leyendo ahora:

Birmania: primeras elecciones sin junta militar

Tamaño de texto Aa Aa

Myanmar, la antigua Birmania, se prepara para sus primeras elecciones libres en 25 años.
El domingo, 30 millones de birmanos están llamados a las urnas para elegir las tres cuartas partes de los 664 escaños del Parlamento bicameral. Una cuarta parte de esos escaños están reservados a los candidatos apoyados por los militares, que han gobernado este país del sudeste de Asia durante casi medio siglo. Hay 93 partidos en liza, entre ellos el favorito, la Liga Nacional por la Democracia de la Nobel de la paz de Aung San Suu Kyi. Confinada durante 15 años por la Junta militar, la popular líder de la LND quiere acelerar las reformas y aboga por un Estado respetuoso con las minorías étnicas y religiosas en este país mayoritariamente budista.

Al partido en el poder, el Partido para la Unión, la Solidaridad y el Desarrollo respaldado por monjes budistas radicales muy influyentes en las zonas rurales, se le acusa de utilizar la religión con fines electorales. Las reformas que lanzó el presidente Thein Sein en 2011 han permitido el levantamiento progresivo de las sanciones impuestas a Birmania.

En marzo de 2011, la autodisolución de la junta militar dio paso a un Gobierno presidido por primera vez por un civil, aunque copado por exgenerales.
Birmania inició entonces un proceso de apertura que se ha traducido en la liberación de presos políticos y en la relajación de la censura, pero desde hace tiempo el discurso antimusulmán gana terreno en el país. En efecto, de los seis mil candidatos a las elecciones, sólo un puñado son musulmanes. Hasta el partido de Aung San Suu Kyi ha cedido a la presión de los monjes budistas y no presenta candidatos musulmanes, que sin embargo son el 5% de los 51 millones de birmanos. Algunos ni siquiera pueden votar, es el caso del millón de musulmanes Rohingyas. Originarios del actual Bangladesh y desplazados bajo el Imperio Británico, no son considerados birmanos y a menudo sufren persecuciones.