Última hora

Última hora

Rusia y Estados Unidos trabajar para limar diferencias tras el acuerdo aprobado en el Consejo de Seguridad

Bachar al Asad respira hoy más tranquilo. Incluso se permite apariciones públicas con motivo del periodo navideño en una iglesia siria. El respaldo

Leyendo ahora:

Rusia y Estados Unidos trabajar para limar diferencias tras el acuerdo aprobado en el Consejo de Seguridad

Tamaño de texto Aa Aa

Bachar al Asad respira hoy más tranquilo. Incluso se permite apariciones públicas con motivo del periodo navideño en una iglesia siria.

El respaldo de la hoja de ruta para el fin del conflicto en aquel país por parte del Consejo de Seguridad de la ONU va en la línea de lo ya aprobado por las grandes potencias en Viena, y de momento mantiene al dictador sirio como parte de la solución.

Las discrepancias se mantienen, por ejemplo, en qué parte de la oposición es incluida en las negociaciones, como explicaba el ministro de Exteriores ruso Sergéi Lavrov: “No creo que cualquiera que esté en el terreno deba participar en las conversaciones. Deben ser invitados solamente los sirios que representan a la oposición, armada, pero patriótica. Aquellos que no estén implicados en las terribles acciones perpetradas por Dáesh o Al Nusra”.

John Kerry aseguraba que aún hay algunos puntos que deben ser negociados: “Todavía hay algunos asuntos en los que tratamos de trabajar, y uno de ellos es el porcentaje de bombardeos rusos que caen sobre la oposición con respecto a los que lo hacen sobre Dáesh. Trabajamos en ello. Pero si el 80% caen sobre la oposición en lugar de en Dáesh, es un reto, y tratamos de resolverlo para poder cooperar”.

¿De qué habla Kerry? En mapa, elaborado por el Institute for the Study of War, están reflejados los últimos ataques (entre el 7 y el 17 de diciembre) de Rusia sobre Siria.

Estados Unidos sigue considerando que no hay paz posible con Al Asad en el poder. El acuerdo de Viena fija un plazo de seis meses para que las dos partes, Gobierno y oposición, establezcan un Ejecutivo de transición y de 18 meses para la celebración de elecciones.