Última hora

Última hora

Dinamarca prolonga los controles fronterizos y debate sobre la confiscación de bienes a los refugiados

Dinamarca sigue impulsando medidas para blindarse ante la crisis migratoria. El Gobierno danés acaba de ampliar los controles aleatorios en la

Leyendo ahora:

Dinamarca prolonga los controles fronterizos y debate sobre la confiscación de bienes a los refugiados

Tamaño de texto Aa Aa

Dinamarca sigue impulsando medidas para blindarse ante la crisis migratoria.
El Gobierno danés acaba de ampliar los controles aleatorios en la frontera con Alemania, introducidos por primera vez el 4 de enero, por un período adicional de 20 días, con el fin de disuadir a los solicitantes de asilo de entrar en el país.

Aunque se trata de una decisión polémica, no lo es ni la mitad que el proyecto de ley que, a partir de este miércoles se debate en el Parlamento danés.
El Ejecutivo minoritario planea permitir a la policía confiscar a los solicitantes de asilo dinero y objetos por valor de más de 10.000 coronas, unos 1.340 euros, para ayudar a cubrir el coste de su estancia.

Ante la oleada de protestas y críticas dentro y fuera del país, la ministra de Integración ha especificado que los anillos de boda y otros artículos de valor sentimental estarían exentos en virtud de un acuerdo alcanzado con los socialdemócratas.

El proyecto de ley modificado, que ahora cuenta con el apoyo de una mayoría de los partidos en el Parlamento, podría ser aprobado antes de finales de mes.
Otros puntos del proyecto de ley incluyen retrasar la reunificación familiar para algunos refugiados hasta tres años, acortar los permisos de residencia temporales y dificultar la obtención de la residencia permanente para todos los extranjeros.

Un paquete de medidas que marca un importante retroceso en la política de asilo europea según la agencia para los refugiados de la ONU.
Filippo Grandi, Alto Comisionado de Naciones Unidas para Refugiados:
“Tradicionalmente Europa ha sido un continente que ha dado ejemplo a otros países sobre lo que se puede hacer en términos de asilo, ha pedido a los países de fuera de Europa que acogan refugiados. Ahora bien, si Europa empieza a establecer límites, sacando a empujones, levantando barreras, y siendo hostil, el resto del mundo va a seguir sus pasos, se lo puedo asegurar.”

Con carteles denunciando el “proyecto para desvalijar a los refugiados” centenares de personas se manifestaron en Copenhage la semana pasada contra la gestión gubernamental de la crisis. Lina Soergaard del grupo de protesta “Bienvenidos a Dinamarca”:
“Si nos fijamos en un país como Suecia, que han acogido a muchos más refugiados o en Alemania, nosotros estamos aquí, en el medio y no estamos participando.”

Dinamarca ha registrado de hecho 20.000 solicitudes de asilo, Suecia 160.000 y Alemania cerca de un millón.
La política de inmigración danesa es una de las más estrictas de Europa desde que la extrema derecha ganara fuerza en las últimas elecciones. Una prueba de ello es lo sucedido a Mariu Youbi, estudiante de ingeniería camerunés de 30 años que ha sido despedido de su trabajo y expulsado de Dinamarca por trabajar 90 minutos más de las 15 horas autorizadas por las leyes.