Última hora

Última hora

La presunta violación de una adolescente binacional desata tensiones entre Rusia y Alemania

Lisa, de 13 años, tiene la doble nacionalidad rusa y alemana. El 11 de enero desapareció durante 30 horas en Berlín y después denunció haber sido secuestrada y violada por varias personas con aparienc

Leyendo ahora:

La presunta violación de una adolescente binacional desata tensiones entre Rusia y Alemania

Tamaño de texto Aa Aa

De la calle- de las protestas de la comunidad rusa en Alemania- el caso ha saltado a la arena política, como arma arrojadiza entre Moscú y Berlín. El Gobierno alemán pide a Rusia que deje de instrumentalizar el asunto con fines propagandísticos. La policía alemana descarta, por ahora, que Lisa fuera violada cuando desapareció durante 30 horas a principios de enero.

Punto de vista

No existe ninguna justificación para utilizar el caso de esta adolescente de 13 años- que todavía se está investigando- como propaganda política para tratar de influir e inflamar el debate político interno en Alemania sobre la inmigración

Frank Walter Steinmeier, ministro de Exteriores de Alemania:

“ No existe ninguna justificación para utilizar el caso de esta adolescente de 13 años- que todavía se está investigando- como propaganda política para tratar de influir e inflamar el debate político interno en Alemania sobre la inmigración, que ya es bastante complicado”

Steinmeier respondía a su homólogo ruso Lavrov, que el martes, acusaba directamente a las autoridades alemanas de tapar el caso para no complicar, aún más, el debate migratorio en Alemania.

Serguei Lavrov, ministro de Exteriores de Rusia:

“ Espero que este tipo de problemas no se sigan disimulando, como el caso de nuestra Lisa, cuya desaparición se ha escondido durante demasiado tiempo ya. Espero que la crisis migratoria no conduzca a intentos para dar a la realidad un cariz políticamente correcto”

Lisa, de 13 años, tiene la doble nacionalidad rusa y alemana. El 11 de enero desapareció durante 30 horas en Berlín y después denunció haber sido secuestrada y violada por varias personas con apariencia mediterránea. La Policía ha concluido, por el momento, que el contacto sexual que sí existió, no fue forzado.