Última hora

Última hora

La Legión de Honor al príncipe heredero de Arabia Saudí desata la polémica en Francia

Figuraba discretamente en la agenda de François Hollande pero no se ha publicado en la comunicación oficial del Elíseo. El pasado viernes 4 de marzo

Leyendo ahora:

La Legión de Honor al príncipe heredero de Arabia Saudí desata la polémica en Francia

Tamaño de texto Aa Aa

Figuraba discretamente en la agenda de François Hollande pero no se ha publicado en la comunicación oficial del Elíseo. El pasado viernes 4 de marzo el príncipe heredero y ministro del Interior de Arabia Saudí Mohamed Ben Nayef fue recibido en el Elíseo y condecorado con la Legión de Honor, la máxima distinción del Estado francés.

El gesto diplomático podría haber pasado desapercibido si no fuera porque se trata del premio del “País de los Derechos Humanos” al ministro del Interior de un país que ha ejecutado a 70 personas en lo que va de año —la última el pasado domingo—, cuyos avances en el reconocimiento de los derechos de las mujeres dejan mucho que desear y que está metido de lleno en algunos de los conflictos más calientes del planeta como Yemen o la guerra en Sira.

Desde que ha trascendido la condecoración no han dejado de crecer las críticas desde todos los frentes, desde la extrema derecha del Frente Nacional a la izquierda más extrema pasando por las organizaciones de defensa de los Derechos Humanos.

Durante el fin de semana fuentes del Elíseo declaraban a la prensa que se trata de una práctica corriente con un importante “aliado en la lucha contra el terrorismo y mediador en el conflicto sirio”.

Además desde el Palacio presidecial señalaban que François Hollande también ha sido condecorado con la máxima distinción por la diplomacia saudí.

Por otra parte los saudíes han firmado importantes contratos de compra de armamento francés, antes de que el Parlamento Europeo recomendara un embargo por su papel en el conflicto yemení.

Con las criticas arreciando durante el fin de semana este lunes el ministro de Exteriores francés Jean-Marc Ayrault ha explicado a la radio RFI que se trata de “una tradición diplomática”, sin solemnidad. Dice “entender” las reacciones que suscita esta condecoración pero recordó el trabajo importante que se lleva a cabo con los saudíes: “Me he reunido con mi homólogo, el ministro de Exteriores (Adel al Jubeir) en dos ocasiones. ¿Y de qué hablamos? Hablamos de la paz en Siria. Y Arabia Saudí tiene un rol que desempeñar ahí”, destacó en RFI.

La agencia de prensa saudí fue quien reveló que la insignia al heredero saudí había sido entregada “por todos sus esfuerzos en la región y en el mundo en la lucha contra el terrorismo y el extremismo”.

Ayrault considera que la posición defendida por Arabia Saudí en el conflicto sirio, en favor de la reanudación de las negociaciones en caso de que el alto el fuego se respete plenamente, así como de cara a que la ayuda humanitaria llegue a la población civil, “merecía una legión de honor”.

Sin embargo la medalla añade lastre al cuello de François Hollande, con su popularidad en caída libre.

No es la primera vez que la concesión de la Legión de Honor reusulta polémica. El expresidente y dictador cubano Fulgencio Batista está condecorado y también lo fue el dictador rumano Ceaucescu, aunque a este último le fue retirada.