Última hora

Última hora

Mosul: la vida bajo el yugo yihadista contada por las víctimas

El Ejército iraquí sigue avanzando posiciones en lo que espera que sea su batalla final para retomar el control de Mosul. Apoyadas por la milicia

Leyendo ahora:

Mosul: la vida bajo el yugo yihadista contada por las víctimas

Tamaño de texto Aa Aa

El Ejército iraquí sigue avanzando posiciones en lo que espera que sea su batalla final para retomar el control de Mosul.
Apoyadas por la milicia suní Multitud Popular de los Clanes y la aviación militar de la coalición internacional, las fuerzas iraquíes que lanzaron la operación el jueves de la semana pasada concentran ahora los combates en la localidad de Maana.

Muchos de los pueblos circundantes han sido liberados. Es el caso de Makhmur, a unos 70 kilómetros al sudeste de Mosul. A la espera de lo que suceda en el terreno, miles de familias iraquíes han llegado hasta esta localidad, considerada una de las más seguras.
A los desplazados que llegan se les aloja en un complejo deportivo.

Allí, en tiendas separadas para hombres y mujeres, nos cuentan como han vivido bajo el yugo de los yijhadistas desde que en junio de 2014, Mosul cayó en manos de Dáesh. No quieren dar sus nombres por temor a que los miembros del autodenominado Estado Islámico torture a los miembros de la familia que han quedado en otros pueblos.

“Dáesh, afirma un desplazado iraquí, utiliza métodos de represión brutales contra la población. Nos impone tener barba, no fumar, llevar ropa larga como ellos…imponen su estilo de vida extremo, practican la discriminación racial, es un terrorismo que no se puede ni describir.”

Pero el miedo, cuenta una desplazada iraquí, no se limitaba a cuando salían a la calle. Dáesh se las ingeniaba para invadir todos los espacios, hasta los personales:

“Vivíamos encerrados en casa la mayor parte del tiempo, teníamos miedo de hablar, porque controlaban hasta las cosas mínimas de nuestra vida. Obligaban a las mujeres a cubrirse la cara, y a los hombres a dejarse barba y llevar ropa larga como ellos. Intervienen incluso si tienes un problema dentro de tu propia casa con tu propia familia.”

Aunque ahora están en un lugar seguro, el miedo aún les persigue.
Mohammed Shaikhibrahim, euronews:
Durante más de dos años vivieron bajo el gobierno de Dáesh como prisioneros, y ahora son desplazados sin hogar, en busca de un refugio seguro para reunir a la familia, o más bien, a los familiares que hayan sobrevivido.