Última hora

Última hora

Los misterios del universo se revelan a los más jóvenes

Del Sistema Solar a las auroras boreales. El estudio de la astronomía puede ser fascinante, pero abstracto. En esta edición vamos a explorar dos

Leyendo ahora:

Los misterios del universo se revelan a los más jóvenes

Tamaño de texto Aa Aa

Del Sistema Solar a las auroras boreales. El estudio de la astronomía puede ser fascinante, pero abstracto. En esta edición vamos a explorar dos proyectos en Noruega y África del Sur que demuestran a los estudiantes que el cielo no es el límite.

Noruega: tras la pista de las auroras boreales

El espacio, las estrellas, las galaxias. Las maravillas del universo pueden ser cautivadoras y su estudio nos ayuda a resolver sus misterios. En esta edición nos concentramos en algunos proyectos que ofrecen experiencias de aprendizaje que están realmente fuera de este mundo.

¿Estaría usted dispuesto a enfrentar bajas temperaturas, largas noches en la oscuridad y osos polares con el fin de perseguir su pasión? En este reportaje, desde la remota Noruega nos encontramos con algunos estudiantes que están haciendo justamente eso! Y todo con el fin de estudiar las auroras boreales.

En la isla de Spitsbergen, a sólo 1.300 kilometros del Polo Norte, se encuentra la universidad ubicada en lo más norte del mundo: el Centro Universitario en Svalbard, también llamado UNIS, construido en 1993. Cada año, esta institución recibe a 500 estudiantes. Este año ellos provienen de 44 países. Algunos de han sido capaces de financiar sus estudios en Svalbard a través del programa de intercambio Erasmus.

Diecisiete estudiantes irán al Observatorio Kjell Henriksen, en la cima de una montaña de 520 metros de altura.

Unas pocas clases teóricas bastan para entrar en acción. Antes de ser voluntarios, los estudiantes necesitan saber cómo usar un rifle. Se toman su tarea con seriedad ya que saben que los osos polares pueden ser peligrosos si se acercan demasiado, especialmente teniendo en cuenta la ubicación del observatorio. Los alumnos instalan los equipos en los techos del observatorio para estudiar la localización precisa de las auroras.

Al interior del edificio principal, los estudiantes ponen en marcha los instrumentos que utilizarán para estudiar las aurora boreales, que son el resultado mágico de las partículas del sol que golpean a la atmósfera. Los estudiantes observan este fenómeno a través de un radar.

Para algunos alumnos, el momento más estresante cuando se opera el radar es la puesta en marcha. Este aparato pesa alrededor de 300 toneladas.

Anja Strømme, profesora de UNIS:

“Los estudiantes de hoy en día son muy buenos, se les apoya en cosas que no han aprendido todavía. Han hecho muy buen trabajo, siempre tratando de averiguar y de interpretar los datos para ver lo que pueden significar”.

Katie Ann Herlingshaw, estudiante de UNIS:

“Esto te dice mucho acerca de todo el Sistema Solar y de la tierra. Es por eso que estoy aquí, porque es una pasión. Esto me va a dar algunos créditos para mi doctorado, pero realmente no me preocupan los créditos, estoy aquí por la ciencia y por las auroras boreales”.

África del Sur: cuando la luna abre nuevos horizontes

En África del Sur conocímos a un grupo de estudiantes más jóvenes que aprenden acerca de algunos de los grandes conceptos del universo. ¿Puede la astronomía ser la puerta de entrada a un futuro científico?

Un grupo de alumnos alumnos desarman y arman el Sistema Solar como parte de las actividades del Club de Astronomía de su escuela. Ellos utilizan una herramienta hábilmente diseñada y fácil de usar llamada “El universo en una caja” y desarrollada por la organización Universe Awareness, (UNAWE). Las mentes curiosas de los niños tienen ahora algo con qué trabajar.

Yanga, estudiante en la escuela primaria de Lwandle:

“Creo que es importante porque es en donde el Sol se encuentra. Las estrellas, la luna, nuestra tierra forman parte del Sistema Solar. Tal vez, algún día iremos allá, iremos también al Universo y vamos a ver todas las cosas que estamos aprendiendo ahora”.

Gracias a UNAWE, los conceptos básicos de la astronomía son enseñados a niños de 61 países de todo el mundo. Busani Khumalo ha integrado estos talleres en la Ciudad del Cabo. En Sudáfrica, las escuelas están a menudo demasiado llenas de estudiantes y las asignaturas en ciencias son pocas.

Buzani Khumalo, profesora:

“Ahora nuestros alumnos son capaces de empezar a estudiar la ciencia a una temprana edad, lo que va a incrementar su pasión por esta materia. Esperamos aumentar la divulgación de0 la ciencia en nuestros jóvenes estudiantes, hasta el nivel de secundaria”.

A 400 kilómetros, en el interior de un desierto semiárido en Sudáfrica conocido como el Karoo, un grupo de cúpulas se asemeja a un lugar remoto en la Luna. Este centro de investigación astronómico de alta tecnología es utilizado por los astrónomos de todo el mundo para estudiar el cielo nocturno, algo tan abstracto para nosotros en la Tierra.

Sivuyile Manxoyi, Coordinador Nacional de UNAWE en África del Sur:

“Si lo que ven es una estrella fugaz, se preguntarán ¿Qué es esto?, ¿Por qué está allí?, ¿Por qué las otras estrellas no son fugaces? Esto nos lleva a muchas preguntas, así que tenemos que responder y respondiendo lo que haces es llevar a la gente de nuevo a la ciencia. Se utilizan los principios de la física o las matemáticas para explicar esto”.

A pocos kilómetros del lugar de observación, en la comunidad de Sutherland, la vida es difícil. El nivel de desempleo es alto, al igual que el alcoholismo y la delincuencia. Las expectativas de vida para los jóvenes aquí pueden ser desalentadoras, y el mundo se puede ver como algo pequeño.

Willem Prins, profesor de UNAWE:

“Empezamos con la Luna porque a su edad, éste es uno de los mejores temas. Podemos explicarles por qué la vemos por la noche y también durante el día”.

La astronomía parece estar a años luz en cuanto a la asistencia al desarrollo de esta comunidad que lucha día a día. Sin embargo, el equipo de UNAWE tiene una mirada que va más allá de esto.

Willem Prins, profesor de UNAWE:

“La mejor manera de darles esperanza a los estudiantes es comenzando a una edad temprana. Hay que empezar motivándoles con la idea de que el Universo es tan grande y las posibilidades son tan grandes que, como dice el dicho: el cielo es el límite”.