Última hora

Última hora

Michel Temer, un estratega cansado de estar a la sombra de Dilma Rousseff

Michel Temer, el hombre que se cansó de estar a la sombra de Dilma Rousseff. Desde su primera investidura en 2011, el vicepresidente Michel Temer

Leyendo ahora:

Michel Temer, un estratega cansado de estar a la sombra de Dilma Rousseff

Tamaño de texto Aa Aa

Michel Temer, el hombre que se cansó de estar a la sombra de Dilma Rousseff.
Desde su primera investidura en 2011, el vicepresidente Michel Temer, fue como un escolta político para la presidenta, hizo posible la estabilidad de su gobierno hilando alianzas con habilidad.

Constitucionalista de 75 años, hijo de emigrantes libaneses, casado con Marcela, de 23 años, Temer es un experimentado estratega de la política brasileña. Sintió cambiar el viento desde el segundo mandato de Rousseff, y en diciembre le escribió una carta personal en la que le reprochaba tratarle de “vice decorativo” al que solo se recurre para solucionar crisis y conseguir el apoyo del Congreso.

Desde hace 15 años, está a la cabeza del PMDB, un partido bisagra que es el que tiene más diputados en el Congreso. Temer actúa entre bambalinas, y el 29 de marzo, su formación, con seis ministros en el Gobierno, retira su apoyo a la presidenta, como declaró Romero Juca, primer vicepresidente del PMDB:

“A partir de hoy, tras esta histórica reunión del PMDB, el partido retira su apoyo al Gobierno de Dilma Rousseff.”

Además el 11 de abril, el periódico Valor Economico difunde una grabación con la voz de Temer en la que anticipa el voto de destitución de Rousseff y propone un Gobierno de unidad nacional.

Al día siguiente asegura que la filtración no fue intencionada, y que había enviado la grabación por error a un grupo de diputados de su partido. Sin embargo, se dice dispuesto a tomar el relevo.

“Estaré preparado porque lo que caracteriza mi actividad es precisamente el diálogo. No es que yo sea capaz de resolver los problemas yo solo, sino que mediante la fuerza del diálogo, y de manera colectiva, con todas los partidos y los diferentes sectores de la sociedad, vamos a sacar al país de esta crisis”, dijo Temer.

La presidenta Dilma Rousseff percibe el incidente como una traición y sin nombrarlos acusa a Temer y al presidente de la Cámara Baja.

“Ayer quedó claro que hay dos líderes en este golpe que están actuando juntos y de forma premeditada”, dijo Rousseff.

Pues, si se aprueba en el Senado el proceso de destitución, y Dilma Rousseff queda privada de sus funciones, es Michel Temer quien asumirá la presidencia de Brasil hasta el final de su mandato en 2018.

Pero la situación aún puede dar un nuevo giro. El magistrado del Tribunal Supremo de Brasil, Marco Aurelio Mello, ha ordenado al Congreso de Diputados que inicie los trámites para la destitución de Temer. Ya que habría cometido el mismo delito del que acusan a Rousseff.