Última hora

Última hora

El Mar de Kiev sigue contaminado con cesio por la catástrofe de Chernóbil

El llamado Mar de Kiev es un embalse de 110 kilómetros de largo formado por una gran presa en el río Dniéper. Se extiende desde las afueras de Kiev

Leyendo ahora:

El Mar de Kiev sigue contaminado con cesio por la catástrofe de Chernóbil

Tamaño de texto Aa Aa

El llamado Mar de Kiev es un embalse de 110 kilómetros de largo formado por una gran presa en el río Dniéper. Se extiende desde las afueras de Kiev hasta la desembocadura del río Pripyat, en la zona de exclusión de Chernóbil.

Algunos temen que si el viejo cemento de la presa colapsa algún tipo de tsunami radiactivo podría devastar Kiev. De hecho hay elementos radiactivos en los lodos del gran lago artificial, especialmente en la parte norte.

Igor Mahnyov inventó un robot flotante para detectar rayos gamma en el fondo de los lagos. Quedamos con este investigador del la Academia Nacional de Ciencas de Ucrania a apenas treinta kilómetros de Chernóbil.

Nos muestra que se puede ver la línea del cesio en el espectro de rayos gamma de las mediciones que realiza en el lugar. Cincuenta impulsos eléctricos por segundo demuestran que hay sedimentos radiactivos, cesio en concreto, en el fondo del lago. El nivel habitual debe ser de 10 o 20 por segundo como es el caso en otras zonas del lago.

Mahnyov asegura que “Si hay alguna sustancia radiactiva en el agua, pasa a los peces a través de las algas y otros alimentos. Si la gente come este pescado, de hecho consumen radionucleidos”.

Pictures from Chernobyl exclusive zone

Nos movemos a otra playa cercana, la de Straholussya para medir la contaminación de los sedimentos. La mayoría de los radionucleidos son consecuencia de la catástrofe de Chernóbil. Pero los científicos dicen que el río Pripyat arrastra nuevos lodos contaminados procedentes de los alrededores de Chernobyl.

Para Mahnyov es imposible establecer qué partes del Mar de Kiev y de las aguas de sus alrededores están contaminadas y tampoco saber si los peces son aptos para el consumo, ya que pueden nadar desde una zona limpia a una contaminada: “Hemos hecho mediciones en este lugar en particular. Y, sí, esto está limpio. Pero si hacemos el control en algún otro lugar, podemos encontrarnos una acumulación de radionucleidos”.

Ahora vamos más hacia el sur, casi ya en las afueras de Kiev, cerca de la gran presa de Vyshgorod. Aquí mucha gente organiza meriendas, pescan y nadan en verano.

Un pescador, Vadim Tsipilov, nos dice: “No me preocupa la pesca de aquí lo más mínimo. No pienso comérmela. Sé lo que es Chernóbil. Y ahora mismo, justo aquí, estamos aguas abajo”