Última hora

Última hora

El abogado de Deltour dice que los denunciantes son un respiro para la democracia

Antoine Deltour comparece ante el Tribunal de Luxemburgo por revelar acuerdos de fiscales secretos entre el Gobierno de este país y cerca de 300 multinacionales.

Leyendo ahora:

El abogado de Deltour dice que los denunciantes son un respiro para la democracia

Tamaño de texto Aa Aa

Es la fuente de uno de los mayores escándalos de los últimos años. Antoine Deltour comparece ante el Tribunal de Luxemburgo por revelar acuerdos de fiscales secretos entre el Gobierno de este país y cerca de 300 multinacionales. Entrevistamos a su abogado, William Bourdon.

Gregoire Lory, euronews :
¿Este proceso puede hacer que evolucione el estatus de los denunciantes en Europa?

William Bourdon:
“Este proceso va evidentemente acelerar, acentuar, consolidar y crear conciencia, que no solo es europea sino universal, porque estos denunciantes son un respiro para la democracia y son una condición también sin duda para modernizarla, darle vida y evitar que sea dañada por conductas impulsadas por la codicia, el deseo de ganar dinero a cualquier precio, por una forma de egoísmo nacional en un momento en el que Europa atraviesa una fase complicada. Y de alguna manera la acción de Antoine Deltour pone en el centro del debate público la exigencia de una una mayor cohesión, más solidaridad y no solamente entre las personas sino también entre los Estados incluyendo su propia política fiscal”.

euronews :
Se habla de fortalecer el estatus de los denunciantes. Pero al mismo tiempo los eurodiputados han adoptado el refuerzo de la protección del secreto comercial.

Bourdon:
“Hay dos movimientos absolutamente contradictorios. Tenemos este movimiento del que acabamos de hablar y luego hay grupos de presión que trabajan en Bruselas apoyados por toda una serie de actores económicos, de multinacionales, de grandes instituciones financieras. Es verdad que no todos son así y que hay que diferenciarlos. Saben bien el peligro que representan los denunciantes, consiste en pedir cuentas a las personas que quieren seguir siendo irresponsables y la mejor manera de reprimir a los denunciantes, penalizar la violación de los secretos comerciales. Podemos ver bien aquí la contradición que hay al mismo tiempo entre proteger por un lado y por otro el riesgo de tener que enfrentarse a multas más grandes y de ir más años a la cárcel si sacan a la luz secretos comerciales por revelar un escándalo. Por tanto esta gran brecha debe reducirse y no de cara a los grupos de presión que trabajan en beneficio de esta oligarquía más o menos visible sino que debe ser reducida para que se puedan beneficiar los ciudadanos y por tanto los denunciantes”.