Última hora

Última hora

Érase una vez la Unión Soviética

Érase una vez la Unión Soviética, desaparecida hace un cuarto de siglo en unos meses de vértigo que hicieron trizas todos los mapas.

Leyendo ahora:

Érase una vez la Unión Soviética

Tamaño de texto Aa Aa

Érase una vez la Unión Soviética, desaparecida hace un cuarto de siglo en unos meses de vértigo que hicieron trizas todos los mapas.

El secretario general del Comité Central del Partido Comunista, Mijaíl Gorbachov- intentaba algunas reformas pero no renunciaba ni al comunismo ni a la unión. El muro de Berlín había caído. La situación económica y social resquebrajaba el país.

Por aquellos días, Boris Yeltsin se convierte en presidente de la Federación Rusa, que representa a las tres cuartas partes del territorio y a más de la mitad de la población de la Unión Soviética. Yeltsin pide la autonomía total. La historia empieza a reescribirse.

El 19 de agosto de 1991, 4.000 militares con 360 tanques y vehículos blindados invaden el centro de Moscú.

Es el conocido como el golpe de Agosto, un intento del sector más duro del régimen comunista de arrebatar el poder a Gorbachov, porque consideran que su política de reformas, la llamada perestroika ha ido demasiado lejos.

Sin embargo, el golpe fracasa, se respiran aires de cambio y ansias de libertad en la capital rusa. La multitud se mobiliza para detener a los golpistas.

La imagen de Boris Yeltsin subido a un carro de combate da la vuelta al mundo y se convierte en el estandarte de los que piden el fin del comunismo.

Tras algunas horas de escaramuzas, la mayor parte de las tropas movilizadas
están de parte de los manifestantes. El 22 de agosto, Gorbachov consigue volver a Moscú. Todavía seguirá como presidente de la Unión Soviética durante algunos meses más, pero su país ya no es el mismo.

Lituania, Georgia, Estonia, Letonia, Bielorrusia, Ucrania, Moldavia, Azerbaiyán, Uzbekistán y Kirguistán han proclamado su independencia.

Seguirán idéntico camino la práctica totalidad de las repúblicas que formaban una Unión Soviética ya en extinción. El acta de defunción se firma en diciembre. En Minsk, Yeltsin junto a los presidentes de Bielorrusia y Ucrania crean la Comunidad de Estados Independientes (CEI) y anulan el tratado de 1922 que posibilitó la creación de la Unión Soviética.

En apenas unos meses, un régimen que se creía inquebrantable se hunde.

El 26 de diciembre de 1991, el Parlamento soviético, prácticamente desierto, se reúne por última vez.

La Unión Soviética ha muerto.