Última hora

Última hora

¿Por qué Irlanda no quiere los 13.000 millones reclamados a Apple?

Irlanda y Estados Unidos reaccionan en contra de la reclamación de 13.

Leyendo ahora:

¿Por qué Irlanda no quiere los 13.000 millones reclamados a Apple?

Tamaño de texto Aa Aa

Irlanda y Estados Unidos reaccionan en contra de la reclamación de 13.000 millones de euros de la Comisión Europea a Apple por los impuestos no pagados en la última década a Dublín por parte de gigante tecnológico. Temeroso de que esto cree un precedente para su aventajoso sistema fiscal respecto al resto de países de la UE, el Ejecutivo irlandés se debate sobre apelar o no la decisión de Bruselas aunque deje de ingresar estos 13.000 millones. Por el momento, el Gobierno pedirá la opinión a un grupo de expertos porque un miembro minoritario de la coalición no parece convencido en hacerlo.

El martes, la comisaria de la Competencia Margrethe Vestager justificó esta reclamación sin precedente recordando que Apple solo había pagado en 2014 un 0,005 por ciento de sus beneficios desde su filial irlandesa que figura como sede europea.

Si el grupo estadounidense está instalado en la ciudad irlandesa de Cork, es porque de entrada el impuesto de sociedades del país se limita al doce y medio por ciento. Como comparación, en Francia supera el treinta por ciento y en el Reino Unido aun es del veinte. En Estados Unidos, por su parte, es del treinta y cinco.

Por ello, las multinacionales estadounidenses aprovechan todos los agujeros fiscales. En Europa, las empresas tecnológicas como Apple, Google, Amazon, Facebook, Twitter o Dropbox lo encontraron en Irlanda.

“Ciertamente, habrá más reclamaciones como esta y la mayoría de objetivos serán firmas estadounidenses porque son las que tienen los bolsillos más llenos”, avanza el analista bursátil Euan Rellie, de BDA Partners. “Estas firmas han sido muy eficientes haciendo negocio en Europa y sin pagar muchos impuestos. Y, ahora, el clima político exige que paguen una mayor fiscalidad”.

En octubre de 2015, la Comisión Europea ya exigió al también estadounidense Starbucks que devolviera el dinero ahorrado en Holanda por acuerdos fiscales privilegiados. Otras investigaciones de Bruselas están en marcha en Luxemburgo por la misma razón en relación a sus compatriotas McDonald’s y Amazon. Aunque la reclamación a Apple supone un punto de inflexión mayor en la política mucho más estricta comunitaria.

“Pienso que es una decisión calculada por parte de Bruselas ya que las empresas tecnológicas estadounidenses querrán seguir haciendo negocio en Europa”, añade Rellie. “Dicho esto, si tienes la opción de instalar tus centros de investigación y desarrollo en otros lugares del mundo, ahora podrías decidir que no fuera en la Unión Europea”.

De entrada, la administración estadounidense de Obama ya ha manifestado su protesta por la sanción a Apple y lo considera como una estrategia unilateral que puede afectar a las relaciones fiscales y comerciales a un lado y otro del Atlántico. Se calcula que la compañías estadounidenses han acumulado 2.400 millones de euros (2.119 millones de euros) fuera del país, la mayoría en paraísos fiscales.

Por ello, una ONG como American for TaxFairness sí se felicita la decisión de Bruselas