Última hora

Última hora

Hungría vota en un controvertido referéndum sobre las cuotas de refugiados de la UE

Este domingo en Hungría se celebra un referéndum sobre las cuotas de refugiados de la UE.

Leyendo ahora:

Hungría vota en un controvertido referéndum sobre las cuotas de refugiados de la UE

Tamaño de texto Aa Aa

Este domingo en Hungría se celebra un referéndum sobre las cuotas de refugiados de la UE.

Los húngaros responderán con un SÍ o un NO a la pregunta: “¿Quiere que la Unión Europea tenga derecho a determinar una cuota obligatoria de ciudadanos no húngaros en Hungría sin el consentimiento del Parlamento?”.

La consulta es un paso más de la oposición frontal del Ejecutivo de Víktor Orbán contra las políticas de asilo de Bruselas.

“Queremos que vaya a votar cuanta más gente mejor para que dé su opinión sobre el hecho de que las instituciones de la UE puedan decidir sin consultar con el Parlamento húngaro la cuestión de con quién queremos vivir en nuestro país”, declaró Zoltám Kovács, portavoz del Gobierno húngaro.

La oposición húngara está dividida respecto a la cuestión. El partido de extrema derecha, Jobbik también dice “NO” a esas cuotas. Y sólo el partido liberal húngaro, con un escaño en el Parlamento, dice “SÍ” a aceptarlas. Los demás partidos de izquierda creen que los votantes no deben entrar en el juego del Gobierno, por lo que no deberían votar.

Algunas ONG’s piden el voto nulo. Y eso es también lo que pide el Partido Húngaro del Perro de Dos Colas, la segunda formación política que ha invertido más fondos comunitarios en su campaña. Utilizan un lenguaje humorístico en sus carteles como arma contra el nacionalismo xenófobo. Y se indignan por el hecho de que el Gobierno gaste el dinero de los contribuyentes en campañas que fomentan el odio.

“Lograr un número importante de votos nulos sería la mejor manera de demostrar al Gobierno que no hay necesidad de realizar campañas de odio como ésta”, señala Gergö Kovács, líder del Partido Húngaro del Perro de Dos Colas.

En Hungría, mucha gente no sabe realmente qué está en juego con este referéndum. Las encuestas muestran que incluso las personas que votan en contra del gobierno están bastante satisfechas con su política de migración. Por lo que parece que el “NO” obtendrá la mayoría. La cuestión es si el referéndum será o no válido; y qué sucederá después.

Según el analista político Attila Juhász, el referéndum tiene una significación diferente a nivel nacional e internacional.

“A nivel nacional la cuestión es cuánto rédito político podrá sacarle Viktor Orbán a este referéndum; y si podrá barrer a la oposición que de por sí ya es débil. Y a nivel internacional la cuestión es que el Gobierno quiere ir más allá con su política de desestabilización de la Unión Europea. Al tratar de digamos, contagiar a otros estados miembros. Y eso es lo que el Gobierno húngaro ha venido haciendo en el último año y medio con respecto al tema de los refugiados.”

Según un reciente estudio realizado por Publicus Intézet, para el semanal Vasárnapi Hírek, en Hungría ha crecido el rechazo contra los refugiados desde el pasado mes de septiembre.

Ahora hay menos húngaros que piensan que los refugiados deben ser tratados con más humanidad, (del 52%, ha pasado al 44%).

Según este sondeo, alrededor del 67 por ciento de los húngaros estaría en contra de las políticas de acogida de refugiados, y sólo el 18 por ciento muestra solidaridad.