Última hora

Última hora

Liberada del yugo del Dáesh en Sirte, una niña de Eritrea cuenta su calvario

11 mujeres fueron rescatadas, el pasado sábado, por las fuerzas libias tras retomar el control de una zona de Sirte donde continúan los enfrentamientos.

Leyendo ahora:

Liberada del yugo del Dáesh en Sirte, una niña de Eritrea cuenta su calvario

Tamaño de texto Aa Aa

11 mujeres fueron rescatadas, el pasado sábado, por las fuerzas libias tras retomar el control de una zona de Sirte donde continúan los enfrentamientos. Sirte cayó en manos de los yihadistas hace más de un año aprovechando las luchas entre las facciones libias rivales.

Punto de vista

Supliqué para que me mataran porque la muerte hubiera sido mejor

Las mujeres son de nacionalidad eritrea, entre ellas, una niña de 12 años cuenta el calvario que vivió durante los meses que duró su cautiverio:

“Hombres del grupo Estado Islámico nos violaban continuamente y si les rechazábamos nos ataban para volvernos a violar, no teníamos escapatoria, hicieron lo que quisieron con nosotras, luego nos vendieron a otras personas.”

“Supliqué para que me mataran porque la muerte hubiera sido mejor que seguir viviendo prisionera del grupo Estado Islámico, por eso intenté suicidarme tirándome de un tercer piso”, cuenta la niña que resultó herida en su intento, su madre, cuenta, se rompió las piernas.

La menor estuvo secuestrada junto a otras 86 personas, la mayoría mujeres, en varias celdas en función del desplazamiento de sus carceleros durante la ocupación de Sirte por parte del Daésh.

“Entramos en Libia de manera ilegal a través del desierto, otro problema del que el mundo debería preocuparse si viera nuestro sufrimiento por intentar alcanzar Europa y escapar del peligro”, relata.

Este testimonio da fe de la crisis humanitaria que se vive en Libia cinco años después de la caída de Gadafi. Las fuerzas progubernamentales con el respaldo de Estados Unidos llevan seis meses luchando cuerpo a cuerpo con los yihadistas en Sirte.

El fotoperiodista mexicano Narciso Contreras ha sido un testigo de excepción de la tragedia de miles personas en Libia. El que fue premio Pulitzer 2013 por sus trabajos en Siria, ha sabido resumir la situación que se vive en el país convertido en una plataforma donde diariamente se compran y venden seres humanos.

Una muestra en París reunirá hasta el 13 de noviembre 32 instantáneas tomadas durante los alrededor de cinco meses que el fotoperiodista pasó en Libia.