Última hora

Leyendo ahora:

Renzi y las paradojas del referéndum sobre la Constitución


internacionales

Renzi y las paradojas del referéndum sobre la Constitución

¿Será el próximo 4 de diciembre el inicio de una nueva crisis política en Italia? Ese día tiene lugar un referéndum sobre el proyecto de reforma constitucional presentado por el primer ministro Matteo Renzi y aprobada por la Cámara de los Diputados el pasado mes de abril.

Si se le pregunta a un italiano sobre si está de acuerdo en que el Senado pase de 315 asientos a 100, lo más probable es que diga que sí, esta es una de las 5 preguntas que contiene el texto sobre el que se tendrán que pronunciar los ciudadanos. El problema es que la pregunta sometida a referéndum requiere unos conocimientos jurídicos que sólo entienden, según el instituto IPSOS Italia, el 9% de los italianos.

Algunos detalles sobre el referéndum

¿Por qué es tan importante ese referéndum para Italia?

El proyecto que propone el Partido Democrático (PD) supondría la primera modificación oficial de la Constitución desde 1947. Desde entonces, Italia ha tenido 63 ejecutivos sin que ninguno haya terminado los cinco años de legislatura.

El nuevo proyecto constitucional incluye cambios significativos que llevarían a Italia a proclamar su III República.

El primer ministro Matteo Renzi ha supeditado su futuro político al resultado de este voto aunque en varias ocasiones ha intentado desvincular su permanenecia a la votación. Ya esgrimió esa amenaza también cuando presentó la reforma de la ley electoral que la Cámara aprobó por 334 votos a favor y 61 en contra en 2015. Su dimisión complicaría de nuevo la situación política italiana.

El resultado también tiene repercusiones para la Unión Europea porque podría otorgar más poder al euroescéptico Movimiento 5 Estrellas que desea convocar un referéndum sobre la permanencia de Italia en la eurozona. Su líder Beppe Grillo ha hecho campaña en contra de la reforma porque según él, “perjudicaría el federalismo italiano”.

¿Sobre qué tipo de reformas deben pronunciarse los italianos?

Entre las medidas más polémicas está acortar el periodo de aprobación de leyes, acabando con el sistema bicameral perfecto en el que tanto el Congreso como el Senado tienen el mismo peso. El resultado del actual sistema es la legendaria ingobernabilidad de Italia debido al inmovilismo legislativo por la incapacidad de ambas cámaras para ponerse de acuerdo, para hacernos una idea, apenas un cuarto de las enmiendas se terminan aprobando.

Las reformas aprabadas en abril reducen el poder del Senado que pasaría de los 315 senadores actuales a 100 de los cuales, cinco serán elegidos de forma directa por el presidente. Los otros serán representantes de las regiones y ciudades con atribuciones limitadas en cuestiones nacionales. Este sistema hará posible que administradores locales y regionales puedan desempeñar, también, el cargo de senador, una doble función que “ahorrá gastos” y permitirá que los nuevos senadores/administradores públicos se beneficien de la inmunidad que el cargo les otorga. Todos aquellos funcionarios locales investigados por la justicia que logren el cargo estarán al abrigo de posibles enjuiciamientos.

Esta medida recorta las competencias de la cámara alta que, entre otras cosas, no podrá impulsar una moción de censura en contra del Gobierno y las regiones no podrán vetar proyectos de transporte, energía e infraestructura de interés nacional, ya que el Gobierno central se arroga competencias actuales de las regiones.

“Por ahora no está claro cómo serán elegidos los candidatos”, explica el doctor Chelotti de la Universidad londinense de Loughborough.

¿Algo más?

Renzi busca también una cierta legitimidad en las urnas que esta reforma le procuraría ya que tendría las manos libres para ir a las elecciones en un contexto también de reforma de la ley electoral que entró en vigor en julio y a la que afectan los cambios constitucionales. No hay que olvidar que el último primer ministro elegido directamente por los italianos fue Silvio Berlusconi. Los tres últimos llegaron para subsanar crisis diversas. A Mario Monti lo nombró el presidente Napolitano para salir de la era Berlusconi con el beneplácito de Bruselas. Enrico Letta intentó desbloquear el boicot de la oposición al candidato del PD, Bersani y Renzi llegó para desbancar a Letta.

Ley electoral, llamada Italicum, benefica a la lista que supere el 40% de los votos otorgándole la mayoría, el 55% de los escaños. En el caso de que ninguna de las listas lograse ese techo, las dos más votadas irían a una segunda vuelta. Además, las listas tendrán que estar formadas por un partido o un grupo de partidos que concurran bajo la misma lista, nunca por una coalición. Los partidos que no logren un 3% de los votos se quedarán sin escaños.

“El referéndum diluye el poder del Senado y atribuye más competencias al gobierno, si además, unimos a esto la posibilidad de un Gobierno formado por varios partidos bajo un mismo programa, se reduciría la inestabilidad gubernamental que ha caracterizado la política italiana”, explica Chelotti.

En euronews estamos orgullosos de contar con periodistas en todo el mundo listos para presentarles los puntos de vista locales sobre las noticias internacionales. Lea más sobre este tema en la lengua en la que ha sido escrito.

siguiente artículo

internacionales

La impronta del líder de la Revolución cubana