Última hora

Última hora

Obama pone fin a la política de "pies secos, pies mojados".

Hasta ahora EEUU concedía el permiso de residencia a los cubanos que pisaran suelo estadounidense, incluso sin papeles. Reacciones en Cuba y Miami.

Leyendo ahora:

Obama pone fin a la política de "pies secos, pies mojados".

Tamaño de texto Aa Aa

Los cubanos que quieran emigrar a Estados Unidos tendrán que pedir visado. Ya no se aceptará a quienes pisen suelo cubano y lleguen sin papeles. El jueves, Obama puso fin con efecto inmediato a esta medida. En teoría sólo el Congreso estadounidense puede abrogar la ley, pero en la práctica el secretario de Justicia puede acelerar el proceso.

Punto de vista

Con la adopción de esta declaración conjunta en el día de hoy se elimina un detonante de crisis migratorias. Los Estados Unidos logran una migración legal, segura y ordenada desde Cuba; se desestimula el tráfico de personas y otros delitos relacionados.

Josefina Vidal Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba

El nuevo acuerdo migratorio, negociado durante más de un año por ambos países, ha sido acogido con satisfacción por las autoridades de la Habana.

Josefina Vidal, Directora general para Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, declaraba que “con la adopción de esta declaración conjunta en el día de hoy se elimina un detonante de crisis migratorias. Los Estados Unidos logran una migración legal, segura y ordenada desde Cuba; se desestimula el tráfico de personas y otros delitos relacionados.”

La política de pies secos, pies mojados entró en vigor en 1995, debido a la llamada crisis de los balseros. Los cubanos que llegaran a pisar suelo estadounidense, podían quedarse legalmente después de un año y un día en el país; mientras que los rescadados en el mar eran enviados a Cuba.

Curiosamente, los exiliados cubanos de Miami, los más anticastristas, son quienes más aplauden la supresión de esta ley firmada por Obama. Para Armando Gutiérrez, veterano cubano de Bahía de Cochinos, comenta “que es una muy buena idea que el gobierno estadounidense frene a los cubanos que quieran venir aquí, exepto si se trata de personas que han hecho algo contra Castro y están escapando del gobierno cubano. Pero toda esa gente que viene, pasa un año y un día y luego se vuelve a Cuba con el dinero que ha hecho aquí. !A eso me opongo!”.

En la Habana las reacciones son contrastadas. Van desde la alegría hasta la frustración. Reyna Pérez, residente en la capital de la isla dice que “el cubano tiene un anhelo de vivir en otro país y esa es la única forma que ellos ven de salir de aquí: ilegalmente. Pero bueno creo que no lo deben de quitar porque ellos se sacrifican y casi pierden su vida, muchos de ellos, para lograr el sueño que cada persona quiera”.

El miedo a no poder hacer realidad el sueño estadounidense, ha disparado el número de inmigrantes cubanos. El año pasado, llegaron a Estados Unidos 54.000, 14.000 más que en 2014. Decenas de miles más, no llegan o se quedan a las puertas, en Méjico.