Última hora

Leyendo ahora:

Robots como alternativa en el cuidado de personas mayores


futuris

Robots como alternativa en el cuidado de personas mayores

En asociación con

GrowMeUp forma parte del programa europeo “Horizon 2020” diseñado para desarrollar proyectos de cooperación sobre salud de la tercera edad. Su financiación tiene como base las conclusiones del G7 sobre el desafío que supone el envejecimiento de la población.

Hugo es un robot diseñado para actuar y moverse con autonomía en ambientes domésticos. Puede detectar, reconocer y monitorizar personas y objetos.

Isabel se recuperó de una apoplejía sufrida hace 10 años. Hoy es una de las voluntarias del programa GrowMeUp.

“En estos momentos me siento más o menos bien, conservo mis facultades, pero envejezco y soy cada vez más senil, me olvido de las cosas. Si pierdo las gafas, estaría bien poder pedirle al robot que me las busque. Eso sería realmente útil para mi”, dice María Isabel Mendes Neto.

Este robot forma parte de un proyecto de investigación de la Unión Europea iniciado hace 18 meses con la participación de la Universidad de Coimbra, Portugal. El objetivo de los científicos es que el robot acabe reconociendo sonidos y objetos, que exprese emociones e incluso que llegue a hablar.

“El robot es capaz de sintetizar voces y comprender palabras, explica Gonçalo S. Martins, ingeniero eletrónico de la Universidad de Coimbra. A partir de ahí, somos capaces de construir diálogos adaptados a lo que el usuario exige en cada momento de la conversación.”

La información que generan estos robots es procesada a través de tecnología de computación en la nube.

“Lo que pretendemos es que este robot forme parte de una especie de “casa inteligente”. Los robots serán equipados con sensores para medir la temperatura, si hay una fuga en la calefacción, si nos hemos dejado el frigorífico abierto o el horno encendido. Por ahora, los robots no son capaces de detectar este tipo de cosas o bien, necesitan estar cerca del lugar donde ocurren para monitorizar la situación. Nuestro objetivo es que hagan esas cosas a distancia, por eso están equipados con sensores”, explica Gonçalo S. Martins, ingeniero eletrónico de la Universidad de Coimbra.

En un futuro, los investigadores aspiran a que el robot sirva de lazo de unión entre las personas mayores, sus familiares, amigos y cuidadores.

“Creo que en el futuro estos robots serán muy útiles. Podrán proponer juegos interactivos para estimular las capacidades cognitivas y comunicativas de las personas mayores. Los robots les permitirán mantener conversaciones, algo realmente necesario, porque debido a la soledad, estas personas hablan cada vez menos”, explica Ana Santos, miembros de Cáritas de Coimbra.

“Vivo solo en casa, así que este robot podría ayudarme en diferentes aspectos, por ejemplo, podría recordarme cuando tendo que tomar mis medicamentos. Eso es importante para mi”, dice André Antunes, voluntario.

“Si las autoridades sanitarias están convencidas de que la tecnología puede ayudar a solventar los problemas que generan los cambios demográficos, entonces, se generará un mercado que, a su vez, impulsará el desarrollo de este tipo de inventos tecnológicos”, explica Jorge Dias, ingeniero electrónico de la Universidad de Coimbra y coordinador del proyecto GrowMeUp.

La digitalización de la salud es ya una realidad en Europa puesto que es un componente del mercado único digital (DSM).

Selección del editor

siguiente artículo

futuris

Espejos inteligentes