Última hora

Leyendo ahora:

Amnistía Internacional: "El mundo se volvió un lugar más sombrío e inestable en 2016"


internacionales

Amnistía Internacional: "El mundo se volvió un lugar más sombrío e inestable en 2016"

Odio, opresión, violencia, y desprecio por los derechos humanos y las libertades. Desde los rohinyás en Birmania a la guerra en Siria, y el Yemen, pasando por la situación en Turquía o Estados Unidos, el informe de Amnistía Internacional es amargo: El mundo se volvió un lugar más sombrío e inestable en 2016.

Casi 500 páginas analizan país por país, y región por región, todas las violaciones de los derechos humanos.

La crisis de refugiados en Europa y la política europea de rechazo a los refugiados queda también detallada. Paralelamente al auge de los populismos, el informe apunta a la incapacidad de la Unión Europea para gestionar esta crisis humanitaria. Y critica el acuerdo firmado el pasado mes de marzo con Turquía. Según Amnistía, el país no tiene capacidad para acoger dignamente a más refugiados de los que ya tiene.

En 2016, unos 358.000 refugiados y migrantes llegaron por mar a las costas europeas. Como consecuencia del acuerdo con Turquía, las llegadas a las islas griegas disminuyeron bruscamente, pasando de 854.000 en 2015 a 173.000 en 2016. Sin embargo, el número de muertos aumentó: 5.000 personas murieron ahogadas en el Mediterráneo.

Ante el desafío fronterizo por la crisis de los refugiados, algunos países no dudaron en levantar barreras. Hungría aparece como el país donde la degradación del sistema de asilo se acentuó más.

120.000 personas tenían que ser redistribuídas desde Italia, Grecia y Hungría, los países con más llegadas, hacia el resto de la Unión en el plazo de dos años.

Hungría rechazó esta iniciativa. A fines de 2016, solo unas 6.000 personas habían salido de Grecia y apenas unos 2.000 migrantes habían sido redistribuidos desde Italia hacia otros países de la UE.

Amnistía Internacional señala también los ataques a la libertad de expresión. Y cita las purgas masivas en Turquía, sobre todo las detenciones de periodistas.

118 periodistas fueron detenidos y 184 medios de comunicación fueron cerrados.

Los casos de torturas y malos tratos durante esas detenciones quedan plasmados también. Torturas que el Gobierno turco ha negado sistemáticamente.

Por último, las violaciones de las libertades presentan un nuevo aspecto. Amnistía señala que en muchos países de Europa, es el caso de Reino Unido y Francia, bajo el pretexto de garantizar la seguridad de los ciudadanos en un contexto de atentados, las libertades civiles perdieron terreno.

Francia

Interrogan a dos colaboradores de Le Pen por el escándalo de los empleos ficticios