Última hora

Leyendo ahora:

Cómo convertir a los peces de piscifactoría en vegetarianos


futuris

Cómo convertir a los peces de piscifactoría en vegetarianos

Los peces de piscifactoría carnívoros ¿pueden hacerse vegetarianos? En el sudoeste de Francia los investigadores intentan reducir el impacto ecológico de la piscicultura.

En las piscinas de la sede del proyecto Iniciativas de Investigación para la Alimentación y la Aquicultura los investigadores alimentan a miles de truchas, una de las principales especies de piscifactoría criadas en Europa. Su alimentación base son peces de río. El objetivo: encontrar un sustituto vegetal para disminuir la presión sobre los recursos marinos que ha sido criticada por distintos grupos ecologistas

En la granja de experimentación del Instituto Nacional de Investigación Agronómica, en Donzacq saben que uno de cada dos peces consumidos en el mundo provienen de piscifactoría. Y en Europa, la mayoría de las especies son carnívoras. Su alimentación contiene harina y aceite de pescado procedente de pequeños peces capturados en el mar.

La poblaciones de peces es limitada, mientras que la piscicultura es un sector en expansión. En Donzacq se prueban varios piensos vegetales, que son más sostenibles. Su responsable, Frédéric Terrier nos explica: “El objetivo es encontrar proteínas vegetales de sustitución a las proteínas marinas. Hace diez años, aún ponían en el pienso entre el 30 y el 40 por ciento de harina de pescado; hoy hemos conseguido bajar la cifra hasta un 15 o 20 por ciento y seguimos trabajando para reducir el margen”.

Un proyecto europeo a gran escala ha examinado este cambio en la alimentación, con muy bajo nivel de harina y aceite de pescado, para las cinco especies más importantes en Europa: la trucha arco iris, el salmón Atlántico, la carpa, la dorada y la lubina.

El crecimiento, la salud, la capacidad reproductiva, las cualidades nutricionales, todo ha sido examinado a lo largo del ciclo de vida completo de los peces.

El coordinador del proyecto Arraina, Sadasivam Kaushik, asegura que “hasta ahora, se ha demostrado muy claramente que todas las especies son capaces de criarse bien sin efecto perjudicial alguno. Excepto en algunos casos cuando vamos a niveles muy bajos, cero – cero, entonces puede tener algunos efectos adversos”.

En caso de una dieta 100% vegetal, los investigadores del INRA han comprobado que los peces sobreviven pero crecen más lentamente y se reproducen con más dificultad.
Las propiedades nutricionales de la carne son también más bajas. Sin embargo, los científicos aseguran que hay soluciones.

La experta en nutrición del INRA, Geneviève Corraze explica: “Con alimentación vegetariana hay menos ácidos grasos omega 3 en la carne. Ya sabemos cómo contrarrestar este efecto. Antes de su muerte podemos darles una alimentación a base de ingredientes marinos durante unas semanas o un mes y eso va a resituar la composición de ácidos grasos. La segunda posibilidad es la selección genética, es decir, hay animales que tienen mayor capacidad de sintetizar y retener esos ácidos grasos omega 3”.

En la fábrica Biomar en Nersac cerca de Angulema, uno de los principales productores mundiales de alimentos piscícolas, están convencidos de que el futuro de la alimentación de los peces está en las proteínas vegetales.

Hoy en día el trigo, la colza, el maíz y otras vitaminas y minerales, son ingredientes junto a la harina de pescado y aceites de pescado que componen el pienso.

Si ya existen soluciones para reducir la cantidad de proteínas producidas por la pesca, el cambio de mentalidad es un factor a tener en cuenta.

El responsable de Biomar, Michel Autin, ha estudiado las distintas posibilidades de alimentación: “Sabemos hacer alimentos con entre el 2 y el 5 % de harinas de pescado e igualmente del 2 al 5 % de aceites para tener una trucha totalmente comestible, sana y apetitosa. Hay algunas reticencias, algunas costumbres. Los criadores reclaman un cierto nivel de aceite y harinas porque se sienten más seguros. Es algo totalmente natural y legítimo pero el sentido de la historia lleva a que disminuyan cada vez más”.

Muy pronto nuevas formas de proteínas procedentes de algas o de insectos formarán parte del menú de los peces de piscifactoría.

Selección del editor

siguiente artículo

futuris

El exoesqueleto Robo-Mate: una armadura para levantar grandes pesos