Última hora

Mosul: aumenta radicalmente el número de desplazados de la zona oeste

Seis meses después del comienzo de la batalla de Mosul, lanzada en octubre de 2016 con el apoyo de la artillería estadounidense, miles de personas siguen intentando huir de los barrios controlados por

Leyendo ahora:

Mosul: aumenta radicalmente el número de desplazados de la zona oeste

Tamaño de texto Aa Aa

Seis meses después del comienzo de la batalla de Mosul, lanzada en octubre de 2016 con el apoyo de la artillería estadounidense, miles de personas siguen intentando huir de los barrios controlados por Dáesh y refugiarse en las zonas de seguridad del gobierno.

La lucha por la zona oeste, que comenzó hace un mes, ha sido la más devastadora y mortífera hasta ahora para los civiles iraquíes, atrapados entre el avance de las tropas gubernamentales y los yihadistas. Se calcula que 750 civiles han muerto y cerca de 180.000 han abandonado la zona oeste estos días, a medida que los combates se han intensificado. Menos poblado, durante los 100 días de lucha para recuperar el este de Mosul murieron 1.600 civiles antes de ser declarado totalmente liberado en enero.

Abdullah relata como consiguió salvar su vida:
“Salimos de entre los escombros, mi casa se derrumbó y a mi me sacaron de entre los cascotes. Hay destrucción por todos lados.”

Las fuerzas iraquíes han recurrido cada vez más a los ataques aéreos y de artillería para atacar a los extremistas en zonas urbanas densamente pobladas y los civiles, que se están quedando sin alimentos y suministros, se ven obligados a huir. Por si fuera poco, una vez que llegan a los campos de refugiados, descubren instalaciones atestadas en las que ya no cabe nadie. A la espera de que la ONU construya otros, algunos se instalan en las mezquitas, transformadas en campos provisionales.

Y mientras algunos se van, otros han decidido volver a Mosul este y han comenzado a reconstruir sus hogares. Sus casas, sus barrios, son montones de escombros, pero se dicen agradecidos de estar vivos y libres del yugo de Dáesh.

Mientras traslada bloques de cemento, un hombre comenta: “Sigue habiendo combates cerca, pero, ¿dónde vamos a ir? Hay una enorme penuria de alojamientos. No nos queda otra que reconstruir nuestras casas.”

Aunque los combates no han terminado, retomar el control de puntos estratégicos, como el aeropuerto de Mosul, la base militar Al Gazlani y decenas de edificios estatales hace que los habitantes de Mosul empiecen a ver la luz al final del túnel.