Última hora

Leyendo ahora:

7 de abril, Día Mundial de la Salud: Hablemos de la depresión


Mundo

7 de abril, Día Mundial de la Salud: Hablemos de la depresión

La Organización Mundial de la Salud (OMS) dedica este año el Día Mundial de la Salud, que se celebra cada 7 de abril, a la depresión. Bajo el lema “Depresión, hablemos de ello”, la OMS promueve la psicoterapia frente a las medicinas para tratar esta enfermedad mental.

Según las últimas cifras publicadas por la OMS, el número de personas que sufren depresión ha aumentado de manera alarmante en la última década. 322 millones de personas en el mundo sufrieron depresión a partir de 2015. Y un número similar sufrió una serie de trastornos de ansiedad, lo que constituye un aumento del 18,4% entre 2005 y 2015.

Hablemos de la depresión

La Organización Muncial de la Salud nos anima a hablar sobre la depresión. Y hablar del tema es quizá el primer paso para “salir del pozo”. De hecho, uno de los principales ejes de la campaña de prevención que promueve la Organización Muncial de la Salud (OMS) subraya la importancia de hablar de la depresión como componente vital de la curación.

La depresión es una enfermedad que se caracteriza por una tristeza persistente y por la pérdida de interés en las actividades con las que normalmente se disfruta, así como por la incapacidad para llevar a cabo las actividades cotidianas, durante al menos dos semanas.

Para abordar el problema, la organización ha lanzado la campaña “Hablemos de la depresión”, y este año el Día Mundial de la Salud, el 7 de abril, estará dedicado a este trastorno mental.

El objetivo es que las personas que sufren la enfermedad hablen, y busquen ayuda, ya que a menudo se trata de un sufrimiento no identificado y silencioso.

En España y el resto del mundo

Cerca de dos millones y medio de españoles sufrieron en 2015 depresión, enfermedad cuya prevalencia está aumentando en el mundo y que en el caso de España representa el 5,2 % de la población, según los nuevos datos publicados por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En la región europea, Ucrania tiene la mayor tasa de personas con depresión en relación a la población, (un 6,3 % o lo que equivale a 2,8 millones), seguido por Portugal (5,7 % o 578.234 lusos) y de Rusia (5,5 % o 7,8 millones).

La depresión es la principal causa mundial de discapacidad y contribuye de forma muy importante a la carga mundial general de morbilidad, y en el peor de los casos puede llevar al suicidio.

Para predicar con el ejemplo y quizás animar a otros a hablar, la OMS ha reunido testimonios de personas que han sufrido depresión.

Suicidio

En el peor de los casos, la depresión puede provocar el suicidio, que actualmente es la segunda causa de muerte entre las personas de 15 a 29 años de edad. De acuerdo con la OMS cerca de 788.000 personas se quitan la vida por depresión al año. No obstante, la depresión se puede prevenir y tratar.

En 2015, se estima que se suicidaron cerca de 800.000 personas. El suicidio representó cerca del 1,5% de las muertes en el mundo entero.

Por cada suicidio, hay muchas más tentativas de suicidio cada año. Entre la población en general, un intento de suicidio no consumado es el factor individual de riesgo más importante.

El suicidio se puede producir a cualquier edad, y en 2015 fue la segunda causa principal de defunción en el grupo etario de 15 a 29 años en todo el mundo.

El 75% de todos los suicidios se produce en países de ingresos bajos y medianos.

Un cóctel de desánimo, angustia mental y pena

El riesgo de padecer depresión se ve agravado por la pobreza, el desempleo, acontecimientos vitales como la muerte de un ser querido o la ruptura de una relación, la enfermedad física y los problemas provocados por el alcohol y las drogas.

La depresión provoca angustia mental y puede afectar a la capacidad de las personas para llevar a cabo incluso las tareas cotidianas más simples, lo que tiene en ocasiones efectos nefastos sobre las relaciones con los familiares y los amigos.

Una depresión no tratada puede impedir que la persona afectada trabaje y participe en la vida familiar y comunitaria.

Prevención: ¿Cómo salir de la telaraña?

La depresión se puede prevenir y tratar de manera eficaz. El tratamiento suele consistir en terapia de conversación, medicación antidepresiva o una combinación de ambos métodos.

La superación de la estigmatización que suele acompañar a la depresión contribuirá a que un número mayor de personas reciba ayuda.

Y recuerde, hablar con una persona de su confianza puede ser un primer paso para curarse.