Última hora

Cerrada por obras la torre del reloj más querida del Reino Unido. Londinenses y visitantes dejarán de oír las campanadas más famosas de la capital británica durante las obras de conservación que comenzaron este sábado. Aunque el icónico reloj estará parado varios meses, la totalidad de los trabajos de restauración de la torre durarán tres años, con un presupuesto de unos 40 millones de euros.

“Hay tres fases de actuación, explica el arquitecto encargado de la obra la reparación del reloj, la intervención en la estructura del edificio y lo que podríamos llamar las ‘otras intervenciones’, como poner un ascensor y hacer un baño en el nivel más alto así como instalar un espacio de cocina para el personal que se ocupa del mantenimiento del reloj y para otros empleados que tienen que subir allí”.

En sus 158 años de historia dos han sido los silencios significativos del Big Ben: nueve meses en 1976, y en 2007 cuando estuvo parado seis semanas siempre por labores de mantenimiento.