Última hora

Leyendo ahora:

Somalia: la sequía extrema pone al país al borde de la hambruna


Somalia

Somalia: la sequía extrema pone al país al borde de la hambruna

Somalilandia muere a fuego lento a causa de la sequía. En algunas zonas de la región autónoma somalí, más del 80% del ganado ha desaparecido. Ninguno de los ríos que hemos visto en nuestro viaje hacia Hargeisa, la capital, tenía ni una gota de agua. El autoproclamado Estado, no reconocido por la comunidad internacional, está pagando el precio de cuatro temporadas consecutivas sin lluvia.

El Gobierno somalí- declaró el estado de emergencia en varias zonas del país el pasado enero, incluida la región autónoma, pero según las ONGS, Somalilandia sigue al borde de la hambruna. Cerca del pueblo de Baldheere, en la frontera con Etiopía, un grupo de desplazados internos trata de sobrevivir. Han llegado en los últimos meses, tras recorrer 400 kilómetros en busca de comida y agua.

Layla Abdi, desplazada: “Vine huyendo de debido a la gravedad de la sequía, pero las condiciones aquí son las mismas. Vine con 70 cabras y ovejas y ahora solo quedan seis”.

En toda Somalia, cerca de 600.000 personas han tenido que irse de sus casas debido a la sequía. Hargeisa no está entre los principales pueblos de acogida, pero su asistencia es fundamental.

Monica Pinna, Euronews:
“Las poblaciones rurales son las más afectadas por la inseguridad alimentaria y necesitan asistencia para sobrevivir. Esta es la razón por la que la mayoría de los desplazados se dirigen a zonas urbanas; 9.500 llegaron a Hargeisa entre noviembre y abril. Algunos se quedaron aquí, en el campamento de Digaale”.

Este campo abrió en 2013 para ayudar a los primeros desplazados. Hoy acoge a cerca de 1.200 familias. Cien de ellas llegaron el mes pasado.
Hassan Omar, líder de la comunidad Digaale: “Les damos algo de comida, atención médica, y vemos cómo podemos ayudarles más, pero no tenemos apoyo de ninguna ong en este momento”.

Ugaso es etíope. Forma parte de los recién llegados que se han asentado en el campamento. LLegó hace tres semanas con otras seis madres y sus 12 hijos. Ahora las seis familias viven juntas.
Ugaso Yasin, refugiada etíope: “La situación es mejor aquí que de donde venimos, el único problema que tenemos ahora es el agua, ya que no queda en el tanque. No creo que podamos volver nunca a Etiopía, porque no tenemos nada a lo que volver”.

La situación de los niños es especialmente preocupante. Según la ONU, un millón de menores somalíes sufrirán malnutrición aguda este año.
En Hargeisa, el Centro de Estabilización del UNICEF para niños gravemente malnutridos, ha triplicado el número de pacientes desde que comenzó la sequía. En la sala principal, solo hay16 camas.

Khadar Ahmed Omar, Jefa del Centro de Estabilización del UNICEF: “En este momento recibimos alrededor de treinta pacientes al día. La mayoría vienen con diarrea y sarampión, algunos con enfermedades respiratorias”.

Hamda tiene 1 año y 8 meses. Pesa 6 kilos, el equivalente de un bebé de 7 meses. Cuando llegó, hace dos semanas, estaba en coma. Su familia, asentada en una zona rural, perdió el ganado. Hamda enfermó bebiendo agua contaminada.

Más de seis millones de personas, la mitad de la población de Somalia, necesitan ayuda inmediata para sobrevivir; esa cifra se eleva a 12 millones si hablamos de todo el Cuerno de África.

Según la ONU, La situación es también extremadamente grave para veinte millones de personas en Sudán del Sur, en el noreste de Nigeria y en Yemen. Según la ONU, el total de todas esas crisis forma el peor desastre humanitario mundial en más de 70 años.

En euronews estamos orgullosos de contar con periodistas en todo el mundo listos para presentarles los puntos de vista locales sobre las noticias internacionales. Lea más sobre este tema en la lengua en la que ha sido escrito.

Alemania

La ministra de Defensa alemana en el ojo del huracán