Última hora

Leyendo ahora:

Una segunda vida para las aguas residuales a coste energético cero


futuris

Una segunda vida para las aguas residuales a coste energético cero

“Este lugar parece un parque aunque, en realidad, se trata de una zona de investigación situada cerca de la ciudad española de Sevilla. Se trata de una planta donde se experimenta un nuevo sistema de reciclaje de aguas residuales que puede ser muy útil para pequeñas localidades”, explica Denis Loctier, reportero de Euronews, desde la localidad sevillana de Carrión de los Céspedes.

Ni rastro de mal olor en el aire, ni mosquitos ni plantas depuradoras tradicionales, aquí, las aguas residuales procedentes de la periferia de Sevilla son tratadas de una manera natural a través de los microorganismos que hay en el subsuelo. El proyecto europeo iMETland ha experimentando en Carrión de los Céspedes técnicas punteras con las que acelerar el proceso natural de depuración de aguas.

Carlos A. Aragón Cruz, investigador en tratamiento de aguas residuales, CENTA:

“Este es el agua residual que viene del pueblo y que tratamos en la unidad experimental. Este es el resultado, ¿ve la diferencia?”

La combinación de bacterias electroactivas con material electroconductor conduce a tasas de depuración 10 veces superiores a las técnicas clásicas.

Este proceso es posible si se mantiene en constante movimiento la acción de los electrones por eso, en lugar de gravilla, el subsuelo está sembrado de materiales eletroconductores.

Abraham Esteve-Núñez, investigador en biolotecnología medioambiental en IMDEA AGUA y coordinador del proyecto iMETland:

“El agua sucia llega a este sistema que no está conectado a ninguna fuente externa de energía. A través de él, se llega a unos microorganismos especiales, unos organismos electroactivos, capaces de producir electricidad y que cubren la superficie de materiales como éste que son materiales electroconductores y que actúan de soporte físico. Al mismo tiempo, ayudan a acelerar los procesos metabólicos responsables de purificar este agua. Al final lo que tenemos es un agua limpia con coste cero en energía. Este agua no está generando ningún tipo de residuo contaminante.”

Unos 25 000 litros de aguas residuales procedentes de la fosa séptica son reciclados a través de este filtro vegetal, agua libre de patógenos apta para el riego. Este sistema se utiliza ya con éxito en México, Argentina y Dinamarca.

Juan José Salas Rodriguez, director de investigación de CENTA:

“Esta tecnología es aplicable a cualquier parte del mundo, no solamente en el entorno de Sevilla. Ya hay pruebas de tecnologías similares en países con climas muy fríos. No olvidamos que la biomasa, responsable de la depuración, está por debajo del sustrato que le permite trabajar con temperaturas bajas, sin problemas, consiguiendo el resultado de depuración que se exige.”

En Dinamarca, un grupo de científicos europeos está poniendo a prueba diferentes materiales electroconductivos con el fin de dar con el más eficiente y menos costoso.

Carlos A. Arias, investigador en biología acuática de la Univerdidad de Aarhus:

“El material que estamos utilizando es un residuo de la industria del petróleo. Se utiliza para que las bacterias se adhieran y como el material es electroconductivo, los electrones van a ser transferidos para degradar la materia orgánica.”

El equipo de investigación de la Universidad de Aarhus ha desarrollado un tipo de electrodos de vidrio con los que se mide la enegía que generan las bacterias electroactivas a diferentes niveles de profundidad. También recogen muestras de agua para comprobar el nivel de eficacia del proceso depurativo.

Carlos A. Arias, investigador en biología acuática en la Universidad de Aarhus:

“Para determinar qué material es más eficiente, hemos colocado una serie de demostradores a lo largo de la profundidad de estos tubos para correlacionar los electrones con la eficiencia en la depuración”

A través de estas plantas experimentales se ha mejorado el conocimiento sobre el papel primordial que juegan las comunidades microbianas y su interacción con materiales electroconductores. El reto, ahora, es poder diseñar dispositivos que puedan aplicarse a distintas necesidades en función del tamaño de las poblaciones.

Selección del editor

siguiente artículo

futuris

¿Se pueden extraer elementos químicos útiles de los desechos industriales?