Última hora

Leyendo ahora:

Nanopartículas que salvan catedrales


futuris

Nanopartículas que salvan catedrales

El producto a base de nanopartículas está pensado para consolidar la estructura interna de las piedras, en este caso se trata sobre todo de mármol. Roberto Cela es el ingeniero civil que trabaja en la renovación de la catedral de Pisa: “El mármol es muy poco poroso y esto nos obliga a utilizar las partículas nanométricas para penetrar en esa baja porosidad, estando seguros al mismo tiempo de que hay una cierta transpiración para finalmente garantizar la eficacia del tratamiento.”

Químicos que trabajan en un proyecto de investigación están desarrollando diferentes consolidantes de piedra, incluyendo el carbonato cálcico, que se obtiene tras mezclar el óxido cálcico con agua y dióxido de carbono.

Las pequeñas nanopartículas que contiene la fórmula química son capaces de penetrar la piedra y consolidar su estructura deteriorada. “Es muy importante que estas partículas tengan la misma estructura química que las piedras que se están tratando,” apunta Dario Paolucci, químico de la Universidad de Pisa. “Sino, con el paso del tiempo estas partículas podrían sufrir diferentes procesos físicos y mecánicos que podrían llevar a una ruptura de las piedras.”

Cinco catedrales europeas, incluyendo San Esteban en Viena, están participando en esta investigación. En la capital austriaca se estudiaron las características mecánicas de las piedras. Y dado que las muestras históricas que están disponibles para la investigación son limitadas los científicos están también intentando descubrir cómo envejecer muestras ordinarias de piedras, para tener más opciones.

“Probamos diferentes cosas: la congelación, la aplicación de sales y ácidos, y finalmente nos decidimos por el envejecimiento termal. Lo que hacemos es calentar la piedra a ciertas temperaturas. Los minerales que contiene se expanden en ciertas direcciones y cuando se expanden aumentan la presión sobre los minerales cercanos y estos acaban rompiéndose y necesitamos esas rupturas para consolidarlos,” indica Matea Ban, científica de materiales de la Universidad tecnológica de Viena.

Los consolidantes fueron aplicados en varias piedras calizas, areniscas y mármoles, todos representativos de los diferentes tipos de piedra utilizados en las catedrales europeas. Otros ensayos técnicos se están llevando a cabo en catedrales. Los investigadores esperan que su trabajo ayude a proteger y promocionar mejor el patrimonio cultural europeo.

Selección del editor

siguiente artículo
Paneles solares, un minucioso trabajo en equipo

futuris

Paneles solares, un minucioso trabajo en equipo