Última hora

Leyendo ahora:

Portugal: prueban un robot que facilitará y mejorará las vendimias


futuris

Portugal: prueban un robot que facilitará y mejorará las vendimias

En fase de prototipo, el robot todoterreno está equipado con sensores capaces de capturar y analizar imágenes del viñedo y datos en 3D, a través del cloud computing.

Puede subir pendientes de hasta 45 grados y generar mapas que evalúan con precisión el rendimiento de las vides.

Ses creadores dicen que este robot puede ayudar a los viticultores europeos a ser más competitivos.

¿Cómo, y en qué medida? Para responder a estas preguntas hemos viajado hasta tomar, al noroeste de Portugal. Los científicos están
están probando allí un robot inusual. Se llama Vinbot

Está equipado con un sistema de sensores para permitir la navegación, localización y adquisición de datos. Utiliza una cámara que recoge fotografías desde la copa de las viñas. El tratamiento posterior de estas imágenes permite identificar la madurez de las uvas y racimos, y estimar los rendimientos futuros.

André Barriguinha, ingeniero agrícola de “Agriciência”
http://vinbot.eu/technology-validation/agri-ciencia-consultores-de-engenharia/?lang=es explica que “se mueve a través del viñedo de forma autónoma. Capta imágenes que luego se descargan en un servidor en internet, antes de procesarlas utilizando algoritmos, que transforman esas fotos en un mapa de productividad”.

Los científicos implicados en este proyecto de investigación europea han contando con las observaciones de los viticultores para desarrollar el prototipo. El margen de error del robot sobre el rendimiento futuro del viñedo es del 10 al 15 por ciento, solamente.

Para los viticultores, tener un plan de productividad, a futuro, puede ser muy valioso, tal y como apunta Pedro Sereno, enólogo y viticultor de Encosta do sobral. Sereno comenta que su “viñedo es muy heterogéneo, está lleno de pendientes y de altibajos, con zonas que son más, o menos productivas. La información proporcionada por el robot me permite identificarlas, y gestionar cada una, a medida, de manera precisa y eficiente”.

El mapa que facilitan las imágenes del robot indica las vides que están madurando más rapidamente, con un sistema de colores y con una precisión superior a procedimientos similares obtenidos a partir de imágenes captadas por satélite.

Los creadores de Vinbot optaron por una plataforma robótica duradera, móvil y con un “software” de código abierto, es decir, interactivo.

Para ellos el robot es otra herramienta más de la llamada viticultura de precisión, que se está desarrollando para aumentar la competitividad del sector vitivinícola en Europa.

Carlos Lopes, ingeniero agrícola desgrana los beneficios: “un viticultor que conoce bien su viñedo posee una gran cantidad de conocimientos empíricos, basados principalmente en la observación visual del mismo. Con esta tecnología se da un paso más, ya que permite evaluar cada año el comportamiento de cada viña y la cantidad y la calidad de las uvas. Al final se obtiene una gran base de datos sobre el viñedo que es más precisa que el conocimiento empírico. Evidentemente, lo ideal sería, combinar ambos”.

En concreto en este viñedo concretamente, se produjeron el año pasado alrededor de 450.000 botellas de diecisiete variedades diferentes de vino.

Los viticultores dicen que el robot podría ayudarles a maximizar sus beneficios, segmentando mejor su producción, a lo largo de la temporada de vendimia. Pedro Sereno pone un ejemplo: “si las informaciones del robot me indican que en un determinado sector las uvas van a madurar antes, puedo cosecharlas temprano para producir un vino con mejor calidad. Y puedo esperar más tiempo, para vendimiar las que maduran más lentamente, hasta que alcancen su punto óptimo de calidad “.

El robot está en fase de pruebas. En estos momentos su precio rondaría los 30.000 euros. Hay que mejorarlo y validarlo aún, pero los investigadores esperan que llegue al mercado en unos tres años.

Selección del editor

siguiente artículo
Esponjas: del filtrado del mar a nuevos medicamentos

futuris

Esponjas: del filtrado del mar a nuevos medicamentos