Última hora

Última hora

El Gigaworld, un mundo que ahora sólo podemos imaginar

Leyendo ahora:

El Gigaworld, un mundo que ahora sólo podemos imaginar

Tamaño de texto Aa Aa

Estar conectado es cambiar la forma en que vivimos, trabajamos y jugamos.

Estar conectado es cambiar la forma en que vivimos, trabajamos y jugamos. Lo que comenzó con simples correos electrónicos ha evolucionado mucho más allá de las expectativas. Estamos entrando en lo que muchos han denominado como el Gigaworld, un mundo donde millones de personas tendrán acceso a velocidades de banda ancha de al menos 1 gigabyte por segundo.

Una nueva generación de redes de alta velocidad está abriendo un mundo de posibilidades. Un futuro que vale miles de millones.

Un nuevo informe estima que el ciclo de innovación Gigaworld desbloqueará en Europa un valor de mercado de 250 a 660 millones de euros en 2025.

Tres sectores deberían prosperar en la próxima década: la realidad mixta, la telepresencia virtual y la vida automatizada.

Max tiene un estudio en Londres que ofrece soluciones de realidad mezclada utilizando HoloLens, de Microsoft.

“Para un cliente como un promotor inmobiliario londinense, virtualizamos sus datos para visualizar el futuro de su propiedad en HoloLens y ellos lo utilizan para mostrar a sus potenciales clientes cómo quedaría. HoloLens les permite colocar el edificio encima de la mesa y recorrer un mapa para explorar la infraestructura y ver más información”.

“Una de las limitaciones que encontramos en esta tecnología es que todo lo que ves en HoloLens se calcula en HoloLens. No podemos mostrar modelos demasiado grandes ni podemos mostrar demasiados modelos al mismo tiempo ya que si no comenzaría a colapsarse. Si todo el mundo tuviese acceso a una conexión a Internet de un gigabyte o más, podríamos usar los datos para experimentar con ellos en el ordenador y transmitirlos luego al dispositivo de cada uno, permitiendo básicamente un contenido ilimitado de Internet”.

Visitamos Madrid para entrevistar a la gerente del programa Philips Hospital to Home. Uno de sus principales dispositivos de telesalud es una tableta que permite a los pacientes dar información y hablar con su médico o enfermera sin salir de casa.

“Los médicos pueden ver los datos todos los días y pueden reaccionar mucho antes a cualquier signo de empeoramiento. Realmente mejoramos la eficiencia. Se pueden manejar hasta 200 pacientes por día”.

“Es bueno para el negocio porque se reducen los costes, especialmente los de emergencia y admisión. Y es bueno para el paciente ya que reduce las visitas innecesarias al hospital y siente el control de asumir su propia responsabilidad sobre su estado físico”.

Esto es sólo el comienzo de lo que podría ser una revolución en el sector de la salud.

“Todo se está volviendo más móvil y utilizable. Veremos cómo la tecnología estará completamente inmersa. Ni siquiera notaremos que seremos monitorizados o gestionados en nuestra casa, en nuestro entorno”.

La Universidad de Leeds, junto a otras cuatro universidades de Inglaterra, tiene un proyecto pionero para crear “ciudades auto-reparables” para el año 2050. La idea es reducir las obras callejeras y ahorrar dinero. Para eso están desarrollando robots y aviones no tripulados para hacer trabajos como instalar cámaras en las farolas y reparar baches.

“Queremos tener robots que detecten ese defecto milimétrico y lo solucionen antes de que se convierta en un verdadero problema”, dice el doctor Raúl Fuentes.

“Para mantener un lugar como Leeds probablemente vamos a necesitar miles de robots. Todos ellos van a estar conectados a un centro de control y algunos lo estarán también entre ellos. Para que la conectividad y la comunicación se desarrolle necesitamos una cantidad significativa de ancho de banda. Aquí es donde entra en juego el mundo de los gigabytes”.

En Bruselas, Bélgica, hablamos con un economista que piensa que Gigaworld será un elemento transformador, pero nos recordó que esta revolución no depende sólo de la velocidad. Las políticas públicas y las regulaciones pueden acelerarla… o retenerla. Esto es lo que asegura Gregory Pankert, autor del “Informe ADL”:

“Los políticos tienen un papel fundamental a la hora de apoyar el ciclo de innovación gigaworld. Lo que no deben hacer es decirnos lo que hay que hacer porque eso a menudo mata a la innovación”.

Si el ciclo de innovación funciona correctamente, la tecnología avanzará más y más. El futuro nos ofrecerá un mundo que ahora apenas podemos empezar a imaginar.