Última hora

¿En qué se diferencia el referéndum de independencia kurdo del catalán?

A miles de kilómetros de distancia, los independentistas del Kurdistán iraquí y Cataluña comparten una misma lucha estos días. Descubre cinco puntos que no comparten.

Leyendo ahora:

¿En qué se diferencia el referéndum de independencia kurdo del catalán?

Tamaño de texto Aa Aa

A miles de kilómetros de distancia, los independentistas del Kurdistán iraquí y Cataluña comparten una misma lucha estos días.

El gobierno regional del Kurdistán ha convocado su referéndum de independencia el 25 de septiembre y el Govern de Cataluña unos días después, el 1 de octubre. Todavía está por ver si se celebrarán.

Enrique Ucelay-Da Cal, experto en historia contemporánea en la Universidad Pompeu Fabra, dijo a Euronews que la autodeterminación “no es ley en ninguna parte y que siempre depende del consenso de las grandes potencias”, es decir, del voto unánime de los miembros del consejo de seguridad de la ONU.

Por ahora, la falta de respaldo legal es un problema que comparten ambos plebiscitos, pero ¿en qué se diferencia el desafío independentista kurdo del catalán? A continuación, enumeramos 5 aspectos clave.

1. Cuestión de etnia

El nacionalismo kurdo, a diferencia del catalán, se fundamenta en la etnia. Los kurdos conforman la minoría étnica más grande en Oriente Próximos sin un Estado nación. Actualmente viven en Turquía, Irán, Iraq y Siria.

Pertenecen al grupo de iraní de pueblos arios y comparten genes con los persas y azaríes. Su historia es milenaria y encuentran en un idioma y cultura común elementos de unión trasnacionales.

2. Sistema federal

Los kurdos en Irak gozan de una autonomía notablemente superior a la de los catalanes. En 2005, Estados Unidos dividió Irak en zona árabe y zona kurda. De esta forma, obtuvieron un estado semi independiente, la Región Autónoma Kurda (RAK, por sus siglas en inglés).

Los kurdos en el norte de Irak tienen su propio parlamento, pueden aprobar sus leyes y controlar áreas como la educación.

3. Una separación no debatida

El Parlamento catalán debatió y aprobó una ley de ruptura con el Estado español, que prevé la transición. Sin embargo, en el parlamento del Kurdistán iraquí, no se han debatido ni concretado los mecanismos de transición ni el sistema que se quiere establecer tras la separación.

El hecho de que el presidente Masud Barezani no haya sido relevado al final de su mandato en 2015, ha mantenido al parlamento durante dos años en una parálisis total de la que solo ha salido para aprobar la celebración del referéndum.

“Apostar por la independencia y esta idea de la unidad nacional ayuda a Barzani a ganar algo de credibilidad porque siempre ha estado a la vanguardia de la independencia kurda – su familia ha estado luchando por ella durante más de un siglo”, explicó a Euronews Zeynep Kaya, investigador del Centro de Oriente Medio de la London School of Economics.

4. Bagdad no tiene la capacidad de acción de Madrid

Bagdad se encuentra en una posición muy distinta a Madrid a la hora de impedir la celebración del referéndum. Mientras el Estado español ha sacado a relucir la artillería pesada, confiscando papeletas, interviniendo las cuentas del Ejecutivo catalán y arrestando a personas implicadas en la organización del referéndum, las autoridades iraquíes tienen las manos atadas.

El Kurdistán iraquí cuenta con una serie de derechos que no tiene los catalanes como su propio ejército de combatientes “peshmergas”.

5. Unas fronteras inciertas

Las fronteras catalanas están bien definidas, pero las de la Región Autónoma Kurda no son tan claras.

Muestra de esta diferencia entre ambas consultas es la pregunta que plantean a sus ciudadanos. “¿Quiere que Cataluña sea un Estado independiente en forma de república?” para los catalanes, frente a “¿Quiere que la Región del Kurdistán y las zonas kurdas fuera de la competencia de la Región se conviertan en un Estado independiente?” para los kurdos iraquíes.

Los “peshmergas” están presentes en ciudadas no kurdas como Kirkuk, una región petrolera que teme que el referéndum eleve aún más las tensiones y desemboque en conflicto bélico.