Última hora

Última hora

Irán ofrece educación gratuita a niños refugiados afganos sin papeles

Abrir las escuelas a todos los niños refugiados, incluso a los sin papeles.

Leyendo ahora:

Irán ofrece educación gratuita a niños refugiados afganos sin papeles

Tamaño de texto Aa Aa

Abrir las escuelas a todos los niños refugiados, incluso a los sin papeles. Irán lo ha hecho, y en solo dos años llevó a decenas de miles de estudiantes nuevos al aula.

La violencia del radicalismo talibán en Afganistán obligó huir a dos millones y medio de afganos ahora en diáspora por todo el mundo. Afganistán se convirtió en el segundo país en número de refugiados.

Casi un millón de esos refugiados están en Irán, donde se estima que unos dos millones de afganos indocumentados viven sin el estatuto de refugiados

Kerman es la provincia iraní con la mayor proporción de inmigrantes residentes. Casi el 10% de los tres millones de habitantes son afganos. Algunos de estos 300.000 inmigrantes se establecieron por primera vez en la provincia hace cuarenta años.

Se estima que alrededor de 130.000 afganos en Kerman están indocumentados, es decir, sin derechos, sin importar cuánto tiempo lleven en Irán.

Hemos conocido a Saeed, de 13 años, nacida en Irán. Es un niño sin papeles. Esto significaba no tener derecho a ir a la escuela hasta 2015, cuando Irán promulgó un decreto que abrió las escuelas públicas a todos los niños refugiados.

Fue un logro para la infancia que sufre desplazamiento forzoso. Significó todo un mundo para miles de niños que iban a poder aprender.

La aplicación del decreto de 2015 significaba, en primer lugar, asegurar a las familias indocumentadas que matricular a sus hijos no les arrastraría a un proceso de deportación. Luego, adaptar las escuelas a la presión de miles de nuevos alumnos. A partir de ese momento la Unión Euroepa aumentó su apoyo financiero a través de sus socios sobre el terreno

Para el director del Consejo Noruego de los Refugiados Olivier Vandecasteele “Hemos mantenido en el país unas cuarenta escuelas, esencialmente con aportaciones en equipamiento, algunas reahabilitaciones para que las escuelas pudieran reaabrir, esta por ejemplo estuvo cerrada durante muchos años y también con programas de acceso a la educación de niños desescolarizados durante años. Necesitan formación intensiva para poder reintegrarse a la escuela”.

La Unión Europea ha asignado casi diez millones de euros en 2017 a ayuda humanitaria a los refugiados afganos en Irán. El Comisario Chrístos Stylianídis estuvo dos veces en Irán. Para la UE es crucial el apoyo que Irán brinda a los refugiados afganos, y todo ello en un más que delicado contexto político.

La responsable de la ayuda humanitaria de la UE, Caroline Birch, explica: “Creo que las cosas han cambiado mucho desde que los afganos llegaron por primera vez hace ya más de treinta años. Ahora no buscamos solo la supervivencia básica, la idea es mantenerlos matriculados en la escuela primaria para que puedan acceder a secundaria y posiblemente incluso a la universidad”.

Aid Zone Iran

El Ministerio iraní responsable de los refugiados calcula que en la provincia de Kerman hay diez mil niños no escolarizados. Algunos necesitan cursos preparatorios. Saeed mismo podría inscribirse en su nivel después de asistir a los cursos de verano. Las restricciones financieras hacen el resto.

El número de plazas aún está lejos de cubrir las necesidades. La provincia de Kerman tuvo un total de treinta mil matrículas en dos años, un tercio son niños sin papeles. Las aulas actuales acogen una media de 40 a 44 alumnos, mientras que deberían tener solo 25.

Para el director general de Asuntos de Inmigración de Irán, Hamid Shamsaldini, las cuentas son claras: “Para 30,000 estudiantes según los requerimientos de las clases, de 20 a 25 estudiantes por clase, necesitaríamos mil doscientas aulas”.

Dejamos Kerman para ir a Zangiabad, limítrofe con el desierto. El complejo escolar atiende a muchos pueblos pequeños de la zona. Aquí NRC acaba de terminar la construcción de una nueva escuela

Vandecasteele explica: “Teníamos un problema de capacidad que hemos podido resolver gracias a la construcción de un edificio. Hemos construído diez aulas que permitirán acceder a la educación a trescientos niños más”.

El 90% de los alumnos son afganos y la mitad de ellos sin papeles. Es el caso de Amir Hossein, de diez años, nacido en Irán. Su abuela está orgullosa de alguno de sus 21 nietos finalmente puedan ir a la escuela después de muchos años de dificultades.

La refugiada afgana sin papeles Hajar Alizehi recuerda: “Vinimos de Afganistán hace 30 años, pero hace 29 perdí a mi marido. No pude enviar a los niños a la escuela. Tuvimos muchas dificultades y sufrimientos. Teníamos nostalgia, no tenía a mi marido … nadie cuidaba de nosotros. Los niños eran huérfanos “.

La formación, hace posible que los refugiados afganos sin papeles en Irán vayan a la escuela, les abre las puertas de la integración a toda una generación fantasma de afganos.